Las 10 razones por las que el Ferrari 458 Speciale Aperta es genial

Si es que necesitas argumentos que lo justifiquen, claro.

Un Ferrari 458 Speciale Aperta es, como su propio nombre indica, especial. Hasta los chicos de Forza Horizon 3 lo han metido en el mundo virtual del videojuego, donde protagoniza una tremenda drag race con otros dos de sus hermanos más exclusivos (puedes verlo aquí).

Pero hace falta mucho más que aparecer en una franquicia -bien sea de películas de cine como Fast and Furious, por ejemplo, o del mencionado videojuego- para que un coche sea considerado genial. Y aquí vas a encontrar diez razones que lo prueban, como recogen nuestros amigos de gtspirit.com.

Seamos serios: siendo un Ferrari, ya tiene mucho ganado. Se trata de una marca de reconocido prestigio y mundialmente afamada. Su herencia y pedigrí son difícilmente igualables por otro fabricante. En su lista de modelos hay iconos que han hecho soñar a una generación tras otra: el F40, el Testarossa, el 250 GTO… No es de extrañar que los chicos de Maranello sientan cierta presión a la hora de producir máquinas que, además de inspiradoras, continúen siendo deseables. No debe ser nada fácil.

La última generación de los V8 ha sido muy polémica, ya que ha hecho brotar una serie de turbos en la mecánica. Cierto, el F40 y otros modelos también los llevaban, pero los Ferrari modernos no tienen muy trillado ese territorio más allá de la F1 (y hay que apuntar que el monoplaza rojo ha sido vapuleado por el infalible Mercedes). El último V8 atmosférico fue el mejor que jamás se encajó en un Ferrari… y en casi cualquier otro vehículo de la pasada década. Es una lástima que ese motor haya quedado relegado a los libros de historia. Pero la marca italiana aceptó la oportunidad de construir un coche excepcional y maravilloso, el 458 Speciale… y el Speciale Aperta. En la galería sobre estas líneas tienes las diez razones que lo hacen único.

Tags

  • Superdeportivos
  • ferrari