Alabado sea el Hennessey 'Exorcista', con 1.000 CV

El Exorcista de Hennessey contra el Demonio de Dodge. Qué cachondos son estos tipos.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Texto: Rowan Horncastle

La semana que viene se desvelará el Dodge ‘Demon’. Y la respuesta del preparador tejano es este Hennessey Camaro ZL1 ’Exorcist’. Efectivamente, demonios contra exorcistas. Estos yankees…

Está bien traído, desde luego. Porque el hermano mayor del Hellcat tiene todo de su parte para convertirse en uno de los coches de producción más diabólicos del mundo. Ante él, John Hennessey pretende expulsar este diablo con potencia bruta: 1.013 CV, para ser exactos, que bendicen su creación.

Han utilizado el Chevrolet Camaro ZL1 (apodado ‘El Martillo’) y se han puesto a trabajar sobre el motor sobrealimentado 6.2 LT4 del Corvette Z06 –con 650 CV y 867 Nm- para dejar todas las cifras en cuatro dígitos.

Efectivamente: deja caer tu pie sobre el acelerador y experimentarás más de 1.000 CV a 6.400 rpm y 1.310 Nm a 4.400 rpm. Más te vale agarrarte fuerte, ya que, equipado con los neumáticos radiales opcionales, el Exorcista hará el 0 a 100 en menos de 3 segundos y recorrerá 400 metros antes de que pasen 10 segundos. Cualquiera de los tipos de Fast and Furious daría su aprobado.

¡Brutal! Así suena el Ford Focus RS de Hennessey con 405 CV.

Esto se consigue gracias a un sistema de sobrealimentación y a un intercooler más grandes, que aumentan la presión. Mejoras en la mecánica y una ECU adecuada hacen que todo se lleve al máximo.

Como el coche de calle, el Hennessey Camaro ZL1 Exorcist está disponible con un cambio manual de seis marchas o uno automático de diez. Sí, diez. Pero se necesita una optimización de la transmisión para digerir el aumento de potencia, algo que cuesta 9.300 euros (al cambio en dólares). Hay que sumar esa cantidad a los 1.000 CV que te han dado, así que prepara 51.500 euros. Oh, ¿no tienes un ZL1? No te preocupes, John y sus chicos te proporcionarán el Exorcista básico por 111.500 euros.

Ahora, los extras. El paquete para drag (ya sabes, sacas humo de las ruedas y sales disparado en línea recta. En USA lo consideran carreras) cuenta con un par de neumáticos Nitto 315/30 sobre llantas de 20” y un kit de herramientas que incluye un gato. Son 8.500 euros. Después, tienes el pack ‘Road Race’, con Michelin Pilot Sport Cup 2 y llantas de 20”. 6.500 euros, por favor.

Por lo que sabemos hasta ahora, el Dodge Demon ofrecerá una suspensión específica para las pruebas de drag, la cúpula sobre el capó realmente útil más grande de la historia, un sistema de ventilación significativamente mayor que el del Hellcat y cubiertas radiales cuya superficie de contacto con el asfalto es un 15% más amplia que en el modelo mencionado. Emitirá un rugido enloquecido gracias al sistema de reserva de par, específico para su launch control.

Hennessey se enfrenta a esta tecnología con métodos de la vieja escuela: potencia y ligereza. El Demon parece haber sido puesto a punto para ir en línea recta y los creadores del Exorcist creen que su vehículo será más utilizable en cualquier situación. “Se trata de un súper muscle car que está tan cómodo en carretera como en un circuito. No es necesario decir que hará girar muchas cabezas en las competiciones”, asegura John. No podemos esperar para verlo.

Tags

  • preparaciones de coches
  • Hennessey