Arrinera Hussarya GT, un pepino polaco; sí, polaco y "asequible"

Suponemos que el bicho polaco lleva collarín cervical de serie.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Si quieres un juguetito para desfogarte en los circuitos, el Arrinera Hussarya GT es una opción interesante.

No te pierdas: los 7 mejores superdeportivos actuales según Top Gear 

Este pepino polaco, cuyas sensaciones extremas podrían competir con las de un Lambo Aventador S o un Aston Martin Vulcan, tiene un precio mucho más asequible que la mayoría de los superdeportivos. Y ésa es sólo una de sus virtudes que a continuación te contamos. Vamos al lío.

Por cierto, no te pierdas los a-lu-ci-nan-tes vídeos que tienes en la galería, verás a esta bestia musculada adueñarse del asfalto.

La versión GT del Arrinera Hussarya de calle ha sido desarrollada con la colaboración de la Universidad de Polonia y cuenta con la homologación de la FIA para competir en la GT4.

Así que si te mola eso de medirte a otros en los autódromos, que es donde hay que hacerlo, este podría ser tu caprichito. Prestaciones y emoción te van a sobrar, porque este animal del asfalto tiene una patada rotunda. De hecho, el collarín cervical debería ser de serie.

Por otra parte, y como es habitual en esta firma, el proceso de fabricación no es artesanal, sino lo siguiente. Ya sabes lo que eso te asegura en cuanto a calidad de acabados y exclusividad. Te lo comentamos por si eres de esos de morrito fino.

Sin embargo, no olvides que precisamente por ser una especificación racing, se han desecho de todo lo que pueda ser accesorio. De hecho, la bestia polaca, construida en aluminio, kevlar y fibra de carbono, solo pesa 1.250 kg, aunque ruge como un león hambriento.

El diseño de la carrocería nos recuerda a un caza de combate, con líneas agresivas y trazos muy pronunciados, como corresponde a una criatura superlativa.

En cuanto a lo que hay debajo del capó, podríamos definirlo como una obra de arte. Allí está esperándote su 6.2 V8 de 650 caballos de potencia, un propulsor encargado de convertir al Arrinera Hussarya GT en un misil. 

Acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y tiene una velocidad máxima de 340 km/h. No está mal, ¿verdad?

La caja de cambios secuencial de seis marchas es de la firma Hewland mientras que las suspensiones, encargadas de asegurarte unos trepidantes vuelos rasantes con el Arrinera Hussarya GT, proceden llevan el sello de Öhlins.  

Ah, y el sistema de frenos -cuatro discos ventilados de 380 milímetros y unas pinzas de seis pistones- corren por cuenta de la empresa Alcon.

¿Y su interior? Pues, imagínate como son los coches de competición. Ni más, ni menos.

¿Qué los hay más rápidos que el Arrinera Hussarya GT ? Sí, claro. Pero por apenas 168.000 eurillos de nada, ¿qué más quieres Nicomedes? Nos vemos en el concesionario...para pedir un catálogo.

 

 

Tags

  • Hiperdeportivos
  • Superdeportivos