Así funcionan los modos de conducción del Ford GT

Cinco modos de conducción que cambian el coche. Y trabajan de este modo.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Texto: Vijay Pattni

Así que… cinco modos de conducción, ¿eh?

Correcto. Suelta la pasta que te piden por uno de éstos nuevo y (tras cierta espera) no sólo conseguirás 647 CV encajados en un 3.5 V6, un buen pellizco de par (745 Nm) y el caché de un vehículo que ganó su categoría en las 24 horas de Le Mans; también obtendrás los modos de conducción del Ford GT. Muchos. Cada uno de ellos, para unas circunstancias específicas. Uno hace que el alerón ejecute un baile que mola mogollón. Otro te permitirá –donde sea legal- alcanzar una velocidad máxima de 347 km/h. Y provocará que tu cerebro haga cosas muy extrañas.

Para ser honesto, no necesitas un título de ingeniero con el fin de comprender lo que realiza cada uno de estos programas, ya que todo se explica por sí mismo. Pero quieres saber qué hacen exactamente, ¿verdad? ¿VERDAD? Bien… Sigue leyendo y lo averiguarás.

9 frikadas del Ford GT que debes conocer.

El modo de conducción Normal del Ford GT hace que el coche sea… normal

Esto, teniendo en cuenta que un superdeportivo de casi 650 CV y con fibra de carbono por todas partes no puede ser considerado precisamente normal. Selecciona este programa y la altura al suelo será de 120 mm (algo muy útil al negociar badenes en la ciudad, baches y esas cosas). El acelerador y la caja de cambios están configurados como ‘estándar’ –es decir, cuando no estás on fire-. Curiosamente, en este modo de conducción del Ford GT los controles de tracción y estabilidad no pueden alterarse. Sin embrago, el launch control está disponible…

El alerón trasero se ajusta automáticamente para mejorar la aerodinámica por encima de los 145 km/h y vuelve a guardarse a 130 km/h, aunque se activa de nuevo si frenas con fuerza (también actúa como freno, efectivamente).

Asimismo, puedes pulsar el botón ‘Comfort’, que cambia la compresión de los amortiguadores -los hace más suaves-.

Hasta aquí, todo normal…

El modo Mojado ayuda cuando el suelo está muy mojado

Escoge esto en el dial y tendrás la configuración por defecto del modo Normal, pero con una respuesta del acelerador adaptada a las condiciones resbaladizas de la carretera. Así que no salta a la mínima, dado que no todo el mundo posee la sensibilidad ante los pedales que un piloto de F1.

No te sorprenderá, pero el launch control no está disponible, los controles de estabilidad permanecen activos -y no pueden desconectarse- y la configuración del alerón es la misma que antes.

El modo Sport empieza a poner las cosas interesantes

Ahora comienza lo serio. En este modo de conducción del Ford GT, el V6 no tiene retraso en el turbo: como en el coche de Le Mans, estos elementos siguen girando para asegurarse de que nunca pierden su patada. Eso significa más potencia la mayor parte del tiempo. Muy bien.

Los controles de estabilidad y tracción también se liberan, así que con este programa logras tres configuraciones adicionales para derrapar por ahí. El botón ‘Comfort’, disponible en los modos Normal y Wet (Mojado), se neutraliza, aunque la altura libre al suelo permanece en 120 mm. El alerón trasero se activa por encima de los 112 km/h.

¿Qué quiere decir esto en la práctica? Una respuesta más agresiva del acelerador (más rápido) y de la caja de cambios (también más rápida). Puedes utilizarlo en la mayoría de los circuitos, si lo deseas, pero si quieres una configuración específica para los trazados, necesitas…

El modo Track (Circuito), diseñado para los circuitos

La altura al suelo baja 50 mm. Los amortiguadores se tensan hasta su tarado más firme. El alerón trasero se despliega y las aberturas aerodinámicas en el frontal se cierran con el fin de maximizar la adherencia al suelo.

“Este programa es sólo para los trazados”, explica Ford. “Aunque vengas del modo Sport, el control es completamente diferente. Dramáticamente distinto. Cada faceta del coche se optimiza para ser utilizado en un circuito”, añaden.

¿Quieres saber cómo funciona la aerodinámica del Ford GT? Desde luego que quieres, pincha en el enlace…

El modo V-max es para cuando quieres llegar a la velocidad máxima

Aquí tendrás la misma altura al suelo que en el modo Track, pero los controles de estabilidad estarán conectados; los elementos aerodinámicos se almacenarán para minimizar la resistencia. Porque, por supuesto, sólo quieres ir en línea recta. Y únicamente accedes a este programa cuando tienes el coche aparcado.

Así que debes encontrar un aeropuerto vacío, aparcar el Ford GT, seleccionar el modo V-Max, besar tu amuleto de la suerte, pisar a fondo y agarrarte fuerte. 347 km/h (o lo más cerca de ellos que te permita tu valentía) están a una simple flexión de tu tobillo…

Pero seguro que ya te imaginabas todo esto, ¿verdad?

Tags

  • Superdeportivos
  • Ford GT