Así quema rueda el Mazda MX-5 Flyin’ Miata con un V8 bajo el capó

Absolutamente demencial.

Mazda MX-5 V8 Flyin Miata derrape

Ver quemar rueda a un Mazda MX-5 con un V8 es como ver al espíritu de la deportividad extrema bajar a la tierra. Pocas cosas puede haber más demenciales y absolutamente brutales que este Mazda MX-5 Flyin Miata. Si todavía no conoces esta preparación salvaje darte dos datos: su peso potencia es muy similar a la que consigue un Ferrari F12 y bajo el capó respira el alma de un Corvette, es decir, el V8 LS3 de 6,2 litros que, en esta ocasión, produce 525 CV a 6.300 rpm, con 663 Nm de par máximo. Sí, y todo eso directo a las ruedas traseras.

Otra burrada: este Alfa Romeo 4C tiene 600 CV bajo el capó

¿Cómo no va a quemar rueda? En este vídeo se puede ver al pequeño superdeportivo intentando avanzar, pese a que el eje trasero se lo pone muy, muy difícil. Pero lo dicho: ¿qué esperabas? Al final la esencia del coche es esta, tener un torrente de potencia salvaje en el eje trasero para poder jugar con él como su estuviésemos en un videojuego de drift. No obstante, no tengo claro que este coche pretenda plantar cara a cara a un Toyota GT86 con motor Ferrari para drift.

 

 

Los swap de motor son una tendencia al alza en EEUU, donde siempre se busca conseguir sacar más por menos. Esta empresa basada en Colorado es un gran ejemplo: por unos 45.000 euros puedes tener en casa una bestia capaz de plantar cara a un superdeportivo, siempre que seas más que cuidadoso con el pedal derecho, como abuses de él, terminarás haciendo lo mismo que en este vídeo del Mazda MX-5 V8 derrapando como un loco. 

Tags

  • Mazda
  • Swap de motor