Bentley Flying Spur V8 S: el lujo inglés más deportivo

¿Lujo y deportividad pueden estar en la misma frase? Para Bentley, indiscutiblemente, sí.

Ver galería

El Bentley Flying Spur V8 S completa la gama del sedán ‘más pequeño’ de la marca inglesa con una versión con un marcado carácter deportivo. Sigue la estela de las versiones S (de Sport) del Continental GT V8 y su puesta de largo tendrá lugar durante el Salón de Ginebra 2016. ¿Qué trae de nuevo?

Pues la receta de este Flying Spur V8 S es la que puedes esperar: más potencia, más deportividad y una imagen distintiva. Voy por partes: esta versión cubre el hueco entre el V8 y el W12 gracias a una actuación sobre el bloque V8 de cuatro litros y doble turbocompresor con el que gana 21 CV adicionales: de 507 a 528 CV. El par sigue siendo espectacular: 680 Nm disponibles desde apenas 1.700 revoluciones.

Este propulsor renovado es capaz de otorgar un nivel de prestaciones de primer nivel al Belntley Flying Spur V8 S: acelera de 0 a 100 en 4,9 segundos y supera los 300 km/ de velocidad punta. Mejora en tres décimas respecto a la versión V8 ‘normal’ mientras que se queda justo tres décimas por detrás de los 625 CV de la versión W12: ¡justo en medio!

Pero no te engañes, creo sinceramente que las cifras de prestaciones en un coche como este no son tan importantes como lo es la imagen. Por eso, Bentley ha trabajado para dotar a su nuevo sedán de lujo de un aspecto diferenciado respecto a sus hermanos de gama.

El Bentley Flying Spur V8 S monta cambios importantes en materia estética, especialmente en el frontal, con la incorporación de un nuevo frontal que recuerda al del Bentley Continental GT 2016 y una parrilla pintada en color negro (también los faros pueden llevar el fondo en negro). En la parte trasera destaca el nuevo difusor trasero con la doble salida de escape integrada, mientras que desde la vista lateral, las enormes pinzas del sistema de frenos son protagonistas gracias a su vibrante color rojo (opcionales).

Por supuesto, la capacidad de personalización, como buen Bentley, es muy alta: se puede optar por varios tipos de llantas así como numerosos colores. En el interior, los cambios de esta nueva versión son ínfimos: un nuevo esquema de color, inserciones en ‘piano black’, un volante más deportivo y las costuras ‘V8 S’ en los reposacabezas.

Pero donde el V8 S quiere convencer, además de por su poderoso motor y su estética única, es en cuanto a rendimiento y dinamismo. El Flying Spur V8 S incorpora una nueva suspensión que optimiza la deportividad sin mermar el confort, ¿cómo lo consigue? Gracias a la suspensión neumática en ambos ejes, con doble horquilla delante y trapezoidal en el trasero. El sistema de control continuo de la amortiguación (CDC) garantiza que el confort está siempre muy presente.

No creo que muchos compren este coche para irse de tramo al Col de Turini, pero si se quiere un ‘punch’ más deportivo, el Flying Spur V8 S incorpora un modo Sport que mejora la respuesta de la transmisión y el motor, ofreciendo una respuesta más rápida al acelerador, así como una gestión más deportiva de la caja de cambios.

Y si la deportividad extrema no será algo que preocupe demasiado a los propietarios de este sedán de lujo, los consumos tampoco creo que le puedan quitar el sueño, aunque hay que decir que esta versión incorpora una serie de novedades para respetar tanto el bolsillo de su propietario como el medio ambiente: gracias a la desconexión de cilindros, a la inyección directa de alta presión o la avanzada gestión térmica, el Bentley Flying Spur V8 S consigue un consumo medio de 10,9 litros a los cien, mientras que las emisiones se quedan en 254 g/km: más potencia no significa más consumo y emisiones.

En definitiva: Bentley ofrece a sus clientes una opción con un carácter más deportivo pero sin perder refinamiento, imagen y lujo. En su interior, cuatro habitantes gozarán de un habitáculo con la máxima tecnología también en términos de entretenimiento, con pantallas para los asientos traseros. Un poderoso sistema de audio y un sistema de climatización de primer nivel ayudarán a que sus afortunados ocupantes se sientan realmente especiales.

Un punto de acceso Wi-Fi permitirá también disfrutar de tu música 'on-line' favorita así como poder trabajar desde el coche: tanto si lo utilizas para ir al Casino de Mónaco como para acudir a tu oficina de Manhattan, este coche seguro que te convence.

Como te decía, se presentará en el Salón de Ginebra 2016, para llegar poco después a los concesionarios de la marca. No conocemos el precio, pero a buen seguro se colocará de nuevo entre el V8 y el W12, lo que supondrá un precio en España de unos 230.000 euros.

No te lo pierdas:

El Bentley Bentayga pisa la nieve por primera vez

MSO acudirá a ginebra con un 675 LT y un P1 únicos

Todo lo que necesitas saber del McLaren 570GT

Lotus Evora 410 Sport: tan rápido como un Ferrari F50

Nuevo Porsche 911 R: para los más puristas

Jaguar F-Type SVR: llega a Ginebra a 320 km/h

Opel GT Concept: el futuro de la marca en Ginebra

McLaren 675LT JVCKeenwood: de ciencia ficción

Tags

  • Bentley
  • Coches de lujo
  • Superlujo
  • Salón de Ginebra 2016