BMW i8 Spyder de producción: ¡cazado sin apenas camuflaje!

No hace falta tener demasiada imaginación para ver cómo será.

BMW i8 Spyder

El BMW i8 Spyder será una de las grandes novedades entre los BMW más deportivos en 2018: sin duda, compartirá protagonismo con el futuro BMW Serie 8, el renacer de una denominación mítica en la marca bávara. El BMW i8 se saca la melena y propone un interesante mix entre diversión al volante, deportividad y eficiencia, ya que se va a convertir en uno de los descapotables más interesantes para quienes busquen prestaciones y respeto por el medio ambiente.

No te lo pierdas: los 10 descapotables más rápidos del planeta

El BMW i8 Spyder de producción ha sido cazado en plena fase de pruebas (aquí puedes ver las fotos) y la verdad es que el camuflaje que lleva poco o nada puede esconden: se aprecia la forma que tendrá la carrocería reformada en esta versión descapotable y que no se parece mucho al BMW i8 Spyder Concept que vimos en el CES de Las Vegas. Parece que el BMW i8 Spyder montará una capota dura, aunque esta podría estar realizada en algún material compuesto para no sumar demasiados kilos extra. También cuenta con una especie de doble joroba que le da un punto estético realmente interesante.

Evidentemente, gracias a su chasis de fibra de carbono, los refuerzos estructurales de esta versión deberán ser mínimos: se espera que todo el extra de peso que pueda tener esta versión se centre en el mecanismo del techo, aunque queda por ver si BMW quita de aquí y allá para no incrementar los 1.560 kg de la versión coupé.

 

 

La versión descapotable del BMW i8 llegará en un momento importante para este deportivo eficiente, ya que toda la gama recibirá una serie de mejoras para seguir siendo competitivo: se espera que estéticamente pueda recibir ligeras modificaciones, aunque lo más interesante estará bajo el capó: el motor aumentará la potencia hasta, al menos, los 380 CV, mientras que es previsible que se aumente la capacidad de las baterías desde los 7,1 kWh hasta los 10 kWh, mejorando su autonomía eléctrica en un 50%. ¿Veremos también un BMW i8M más deportivo? Parece una opción muy probable.

Detalles estéticos modernizados, más potencia, más eficiencia y, ahora, sin techo. ¿Qué más se puede pedir? El BMW i8 Spyder debería presentarse a finales de este mismo año o principios del que viene, para llegar a los concesionarios a lo largo de 2018.
 

Lecturas recomendadas