Seis cosas que debes hacer cuando conduces en 'modo rally'

En estas circunstancias, un error pequeño puede terminar siendo fatal.

Sobre la base de que conducir rápido es más peligroso que conducir despacio, tienes que tener muy claros algunos conceptos básicos que tienes que intentar hacer si quieres pasar un buen rato al volante con total seguridad, tanto para ti como para el resto de conductores que comparten la vía contigo. Son conceptos básicos y muy interesantes, ilustrados de manera muy interesante por nuestros colegas de Car Throttle en un vídeo que puedes ver en lo más alto de la galería.

Te interesa: los 10 consejos más estúpidos para ahorrar combustible

Lo principal que debes hacer cuando vas a conducir un coche deprisa es estar concentrado, estar por lo que hay que estar: no puedes estar conduciendo una máquina potente que puede matarte en cualquier momento como si estuvieses en el sofá de tu casa viendo una película. Por eso, lo primero que debes hacer es colocarte bien ante el volante. Es fundamental colocar el asiento de una manera correcta, probando que llegas de sobra a los pedales y que tus brazos, colocando las manos a las 3 y 9 del volante, se quedan en un ángulo lo más próximo posible a los 90 grados. Esto hace que tus manos puedan girar el volante sin la necesidad de estar moviendo las manos continuamente y que, en caso de accidente, la fuerza será absorbida por tus brazos y no por los hombros, reduciendo la posibilidad de lesión.

 

 

Como te decía, la concentración es importante por lo que es recomendable evitar cosas que te pueden distraer: evita colocar la música muy alta. Estudios afirman que cuando la música está alta la concentración disminuye, no te digo nada si te pones a cantar como si fueras el mismísimo Jon Bon Jovi en el Madison Square Garden. Si vas tranquilo, puedes torturar a quien quieras con tus cantos, cuando vas rápido, mejor estar a lo que hay que estar. Por supuesto, no hace falta decir que es un crimen llevar según que coches con la música puesta: ¡debería ser un crimen!

Otra cosa importante cuando conduces deprisa es la mirada: tienes que intentar avanzar los acontecimientos y por ello es imprescindible mirar lo más lejos posible. Evita mirar por los retrovisores si vas a buen ritmo, no hace falta. También debes evitar mirar o distraerte con cosas que puedes ver en los lados: siempre al frente y cuanto más lejos, mejor.

Por supuesto, debes conocer el coche en el que te mueves, conocer sus límites y conocer su comportamiento: debes frenar cuando toca y acelerar cuando toca, abusar del pedal derecho en medio de una curva en un tracción trasera puede ser fatal. Debes dosificar y evitar maniobras bruscas: conduciendo a una velocidad seria, perder el control es tan sencillo como sobrepasar los límites, así que no intentes llegar más rápido de lo que tu coche o tus manos te permiten hacerlo.

Y por supuesto, tal como indican nuestros colegas de Car Throttle en su logrado vídeo, es importante, importantísimo, elegir donde y cuando ir de tramo: debes elegir una carretera con poco tráfico, en buen estado y que pueda estar dentro de tus capacidades al volante. También elegir el momento más adecuado es crucial, con un buen clima y una temperatura idónea. Si sigues todos estos consejos disfrutarás de una manera segura tu experiencia al volante: todos tenemos derecho a pasarlo bien con nuestros coches, pero siempre con cabeza y teniendo las cosas muy claras. Debes respetarte a ti y al resto de usuarios, no lo olvides.

Tags

  • Consejos

Lecturas recomendadas