Cupra como marca propia: coches eléctricos y versiones deportivas

Un nuevo diseño para su logo, la idea de una marca de prestigio... Ummmm...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Lo dijeron en El Confidencial: los chicos de Seat podrían estar pensando en Cupra como marca diferenciada, separada de la principal. La compañía española, filial del grupo Volkswagen, no confirma la noticia, ni siquiera ante preguntas insistentes, pero todo parece indicar que Cupra podría recibir una nueva vuelta de tuerca.

La idea, al parecer, es relanzar Cupra (acrónimo de Cup Racing) aparte de Seat, con el extra de diseño, deportividad y potencia característico de estas versiones. No faltarán, muy posiblemente, una línea de ‘merchandising’ y actividades específicas con las que se buscará atraer a un público joven y activo, que valore el dinamismo y el alto rendimiento de estos modelos… que ya han cumplido más de 20 años (aquí tienes la historia de los Seat Cupra, por si te interesa).

 

Así se ha diseñado el Seat Ibiza 2017

 

La compañía registró en mayo una serie de logos en la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual, con un nuevo diseño para el emblema de Cupra. Esa ‘pista’ asentaría las bases de esta nueva filial, aunque, en aquel momento, Seat no confirmó ni desmintió los rumores, señalando simplemente que “la empresa registra la propiedad de muchas patentes, logos y diseños diferentes” como procedimiento común en la actividad industrial, al evolucionar su identidad corporativa.

Pero hay más: Autocar afirma que también se han registrado los nombres Tango, Salsa y Bolero, ya usados en prototipos de la compañía que destacaban, precisamente, por tener la deportividad como referente. El Bolero, por ejemplo, contaba con un motor 2.8 V6 de 330 CV, mientras que el Salsa, con esta misma mecánica, desarrollaba 250 CV. Por su parte, el Tango rebajó el cubicaje a los 1.8 cc y contó con 180 CV.

Para intentar salir de dudas, hemos preguntado a Matthias Rabe, director de desarrollo de la marca, pero sus respuestas son tan claras como esperábamos: Sí, pero no. “La electricidad ofrece muchas oportunidades. Algunas personas dicen que los motores eléctricos son aburridos, yo creo todo lo contrario.” Viendo que el Tesla Model S es uno de los coches más rápidos del mundo, parece que algo de razón tiene. Lo que está claro es que Seat planea coches eléctricos bajo la denominación Cupra: “Veremos muy pronto algo relacionado con Cupra y los motores eléctricos. Queda por ver cómo, pero no excluimos nada, incluyendo la competición. Todavía tenemos que pensar si son más interesantes los híbridos enchufables o un coche 100% eléctrico, pero tenemos muchas ideas interesantes y, como ingeniero, eso siempre es bueno.”

De momento, Seat parece un paso por detrás respecto a sus colegas de grupo: tanto Volkswagen como Audi ya están coqueteando con los coches híbridos y eléctricos. Rabe asegura que Seat también está trabajando, aunque detrás de las cámaras. También le preguntamos hasta dónde podría llegar la marca Cupra: “No tenemos planes concretos para coches más pequeños, pero ya te digo que un Seat Ateca Cupra podría ser una buena idea: tendría un comportamiento dinámico de primera y no habría ningún competidor en su segmento ni por un precio similar.” Vamos, que lo tenemos ya a la vuelta de la esquina.

¿Veremos un Cupra sin estar basado en un Seat? “No quiero decir un NO absoluto sobre ninguna posibilidad, pero a día de hoy no lo planeamos.” Parece que Seat quiere dar más fuerza a Cupra como una marca propia, algo muy similar a lo que ocurre con Abarth y Fiat. No me parece una mala idea, pero queda todavía mucho por ver cómo terminan de encajarlo: el presidente de Seat, Luca de Meo, ya siguió esta estrategia cuando estaba en Fiat, lanzando Abarth como compañía aparte, con precios unos 3.000 euros más caros.

En este momento, existen versiones Cupra para el Seat Ateca, el León y se habla de una para el Arona. Sus ventas suponen el 3% del total de la empresa, con unas 12.000 unidades anuales.

Lecturas recomendadas