Darth Vader ya tiene coche en la tierra: ¡tierra trágame!

Habría que grabarlo a fuego en la cabeza de algunos: en la Guerra de las Galaxias van con naves espaciales, no con ‘muscle cars’.

El coche de Darth Vader en la tierra es un Chevrolet Camaro de 1976, de segunda generación. No tengo dudas que sin duda es uno de los Chevrolet Camaro más interesantes, al menos estéticamente a mi me parece que representa muy bien el espíritu de este tipo de coches de los 70: su frontal con doble faro, su largo capó y sus tres volúmenes, con una ventanilla lateral pequeña y una zaga sorprendentemente esbelta, este Chevrolet Camaro, con una combinación de colores acertada y un motor a la altura, puede ser un objeto de deseo para muchos.

No te lo pierdas: así serán los taxis voladores de Airbus

Pero hay una empresa mexicana que ha decidido ser protagonista a base de polémica (nada nuevo, ¿verdad?). Se trata de SRMotors, un taller situado muy cerca de Monterrey, Mexico, y a apenas un par de horas desde la frontera americana, en Laredo, Texas. Esta empresa ha decidido modificar por completo el aspecto de este ‘muscle car’ incorporando un frontal completamente renovado que, no estaría de más afirmar, que está inspirado en la máscara de Darth Vader.

 

 

La verdad es que no hay por donde cogerlo. Tomas de aire sin sentido, líneas rectas, aristas muy marcadas, ausencia de fluidez: ¡y el color negro como máximo protagonista! Es difícil ver ese frontal sin llevarse las manos a la cabeza…¡y es una lástima! El resto del coche no está nada mal y debo confesar que la trasera me gusta, modernizada, diferente, pero más sencilla y efectiva que el frontal. 

Para poner la guinda al pastel, se ha decidido colocar unas enormes llantas de, al menos 21 pulgadas, con pinzas de freno en color naranja. SR Motors ha intentado modernizar y ridiculizar la imagen del Chevrolet Camaro de segunda generación pero ese frontal costará digerirlo. Este taller ya tiene en mente otros cuatro proyectos, un Mercedes de 1964, un Ford Mustang del 68, un Chevy del 49 o un Nissan de 1975. ¡Miedo me dan!

Lecturas recomendadas