Dendrobium: el primer superdeportivo eléctrico de Singapur debuta en el Salón de Ginebra

¿Puede esta cosa ser el primer hiperdeportivo del mundo completamente eléctrico?

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Vanda Electrics y Williams se unen para hacer el Dendrobium, el primer superdeportivo eléctrico hecho en Singapur. Este biplaza tan radical montará un motor y componentes aerodinámicos que heredan la tecnología del equipo Williams de Fórmula 1. Algo parecido al Aston Martin AM-RB 001 (ya desvelado como Aston Martin Valkyrie) en asociación con Red Bull Racing: sin duda, es una de las novedades del Salón de Ginebra 2017 más alucinantes. Y quiere llevarse a la producción en un par de años.

No te lo pierdas: estos son los coches eléctricos más vendidos de España

El Vanda Dendrobium debe su nombre a una variedad de orquídea, debido a que las puertas del superdeportivo se abren de una forma similar, de forma automática. En cualquier caso, el nombre Dendrobium suena muy moderno, incluso está bien para ponérselo a tu próxima mascota: ‘Dendrobium, no hagas pis en el felpudo de la vecina’.

Ahora me pongo serio para contarte que el coche tiene unos pasos de ruedas angulosos y un frontal dominado por una gran toma de aire central, a cuyos lados se trazan los faros. En la parte trasera, un gran alerón surge de la carrocería. Por cierto, esta última, hecha prácticamente en su totalidad de carbono, con el fin de lograr un peso ideal de 1.750 kg.

 

 

No se conocen datos técnicos del motor, pero si el equipo Williams está detrás, puedes confiar en que será potente e innovador. Sí han anunciado que entre sus objetivos está una velocidad máxima superior a los 320 km/h y un 0 a 100 de 2,7 segundos. Es difícil que un coche eléctrico alcance la primera cifra, mientras que la segunda es más que probable hasta para un EV familiar de 7 plazas. Así que... ¿superdeportivo? Sí. ¿Hiperdeportivo? No. ¿Posible? Estooo... Puede. 

“El Dendrobium es la culminación de la experiencia de nuestra compañía en diseño y tecnología”, afirma Larissa Tan, CEO de Vanda Electrics. ”El coche está inspirado en la naturaleza y desarrollado a partir de la tecnología”, añade. La empresa cuenta con 20 empleados y posee dos vehículos en su cartera de productos: un mini-camión y una mini-moto que, juntos, no llegan a una velocidad máxima de 30 km/h. Tienen mucho trabajo por delante, nos tememos.

Este diseño "inspirado en la naturaleza" trae consigo una zaga que nos recuerda a una avispa, ruedas creadas para asemejarse a las raíces de un árbol (una imagen muy poco dinámica, todo sea dicho) y muchos espacios expuestos para imitar picos y valles en un paisaje. Los faros intentan parecerse a cascadas y hay un punto de recarga que brilla en la parte posterior. El asiento se ha dibujado con el fin de recordar los músculos humanos. Nos han contado que se diseñó en los años 90, pero hasta ahora no ha podido producirse, ya que no había tecnología suficiente. Aunque no nos han dicho quién lo ha diseñado, qué tecnologías son ésas, quién ha puesto la pasta para financiarlo, cómo van a llevarlo a la producción o cuánto costará.

Lo que sí sabemos es que llevará cuatro motores eléctricos, uno para cada rueda. Y que Williams ha utilizado su sabiduría para crear un fondo aerodinámico, un difusor trasero doble y un spoiler flotante. También ha aumentado el tamaño del Dendrobium para que sea más estable.

Hay que reconocer el esfuerzo de Vanda Electrics al manufacturar una unidad de su hiperdeportivo; la mayoría de estos intentos se quedan en un par de renders y un dossier de prensa. Pero fabricar el coche que plantean no será fácil. Ojalá nos equivoquemos.

 

Lecturas recomendadas