¿Un Dodge Challenger híbrido? ¿En serio?

Eléctrico + V6 (o mejor, V8). No lo vemos.

Dodge Challenger 2017 gama

Mira bien los coches de la foto que tienes sobre estas líneas y dinos… ¿de verdad crees que con ese aspecto puede existir algo parecido a un Dodge Challenger híbrido? Pues el propietario de uno de ellos cree que sí. De hecho, lo aparcó -con un par- en una de las plazas reservadas para este tipo de vehículos, como nos enseñan los chicos de Carscoops.

Dejar el Challenger entre un Toyota Prius y un Honda Accord híbrido ya habría sido suficientemente irónico en cualquier parking, aunque no fuera específico para automóviles que combinan la electricidad con los motores térmicos. Pero el dueño de este muscle car debe tener un inquietante sentido del humor. O no se ha dado cuenta de la palabra ‘Híbrido’ que hay pintada en el suelo. O, más probablemente, le importa una m***da.

Los muscle cars de Ford: Mustang GT vs. Capri 280.

Pero ahí estaban también nuestros amigos de Reddit para tomar buena nota y no dejarnos sin este momentazo. Porque lo interesante de esta combinación de modelos es que el Accord representa la transición hacia los vehículos completamente eléctricos, mientras que el Dodge Challenger, dotado de mecánicas V6 y V8, es casi un homenaje a (gloriosos) días pasados.

Comparémoslo con el Prius: no podrían ser más diferentes. En estética, en prestaciones y, sobre todo, en consumo. La tercera generación del coche híbrido (el de Toyota, claro, no el que existe en la imaginación del dueño del Dodge) ofrece un gasto medio oficial de combustible de 4,7 l/100 km. El Challenger de 2009 habría necesitado ir únicamente por autopista para lograr una cifra menor de 10 l/100 km. Y, por supuesto, utilizando un V6, no el V8 que también se ofrece con el modelo.

De todas formas, estas ironías de la vida nos encantan. Como avanzan en Carscoops, lo próximo debería ser un Hellcat en un punto de recarga de un eléctrico. ¿Se consideraría eso ‘trolear’?

Lecturas recomendadas