¿Un Fiat 500 con 410 CV directos al eje delantero? ¡Yihaaaa!

La mejor herramienta para fundir los neumáticos delanteros en un suspiro.

El Pogea Racing Abarth 500 es uno de esos proyectos locos que deben existir para que el mundo sea un lugar mejor, aunque después quede más que justificado que no es más que una ida de olla absoluta y perversa. Sí amigos, se trata de un Fiat 500 con 410 CV y con el aspecto de haberse comido unos 200 donuts de crema. ¿Quieres conocer más detalles? Sigue leyendo.

Te interesa: las preparaciones más brutales del Salón de Ginebra 2017

Este Abarth 500 2016 ha sido modificado hasta la extenuación y consta tanto de un kit estético como de un kit de potencia, ambos no serán una opción para los que busquen sensatez. El pequeño bloque de cuatro cilindros y 1.4 litros sobrealimentado ha sido transformado de tal manera que podría considerarse un motor completamente nuevo: nuevas válvulas de escape, nuevos pistones forjados, nuevo turbo, refuerzos en el bloque motor, nuevo sistema de refrigeración y admisión, nuevos inyectores, escape, etc. 

Con todo ello, la potencia se dispara hasta 410 CV y un par que se ha limitado a 444 Nm, ¡casi nada! Para que el coche pueda, al menos, circular, se han realizado otras modificaciones en la caja de cambio y en las suspensiones: el diferencial de deslizamiento limitado del 595 Competizione también se ha puesto a punto, así como unos frenos más grandes con pinzas de seis pistones. Vamos, se podría considerar un coche completamente nuevo.

 

 

Pogea Racing afirma que su Abarth 500 es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 4,7 segundos, limitados por el nivel de tracción que es capaz de soportar el eje trasero. En el apartado estético, el kit exterior aporta varios centímetros extra de anchura al conjunto: casi parece un coche de competición. Este kit está realizado en fibra de carbono y puede dejarse sin pintar, lo que todavía incrementa más la sensación racing y de deportividad extrema.

En el interior, se ha retapizado por completo, con el cuero y la tapicería de alcántara como grandes protagonistas: el rojo pone el toque de color. La verdad es que el interior me parece una pasada, una buena opción para quien busque un Abarth con un extra de lujo, muy al estilo del ultracriticado Aston Martin Cygnet. 

Eso sí, todo esto tiene un precio: este preparador alemán pretende fabricar cinco Pogea Racing Abarth 500 con la preparación completa. Sí, solo cinco, el mundo creo que no está preparado para más, eso sí, ya puedes preparar la cartera: su precio rondará entre 65 y 70 mil euros. ¡Una pasta! Ah, y luego te quedará homologar en España las innumerables modificaciones con las que cuenta, ¡ya te adelanto que será casi tan complicado como conseguir tracción en el eje delantero!
 

Lecturas recomendadas