G-Power le pone los cuernos a BMW con un Clase S Coupé de 705 CV

Eso sí, sigue fiel a su estilo: discreción en el exterior, brutalidad bajo el capó.

Ver galería

El G-Power Mercedes-AMG S 63 Coupé es uno de esos coches que enamoran a aquellos que buscan máximas prestaciones pero con elegancia y discreción. Este preparador alemán está especializado en modificar los BMW más deportivos, como por ejemplo este BMW M4 Cabrio G-Power con 600 CV. No obstante, esta vez se ha ido a la competencia para crear un GT de lujo de más de 700 CV. ¡tremendo!

No te lo pierdas: 5 cosas que debes saber del Brabus 850 XL, el GLS más bestia

Para conseguir el aumento de potencia, desde los 585 CV originales, los chicos de G-Power han retocado la electrónica del coche gracias al chip Bi-Tronik 5 V1 que se instala entre la ECU de fábrica y la mecánica. Una manera relativamente sencilla de conseguir potencia que, además, se ajusta a los requerimientos del conductor. ¿Cómo?

Muy sencillo. La mayor parte del tiempo, este chip se encuentra inactivo, utilizando la potencia de serie del coche para moverse relajadamente por el barrio de moda de tu ciudad. Pero cuando aceleras a fondo, este se activa y se liberan los 120 CV extra junto con los 100 Nm de par para conseguir los 705 CV y 1.000 Nm.

 

Ver galería

 

Con esta mejora, las prestaciones también son más impresionantes: este buque de lujo de dos puertas es capaz de acelerar de cero a cien en 3,8 segundos mientras que, con el limite de velocidad eliminado, alcanza los 325 km/h. ¡Perfecto para cruzar Alemania en un periquete por la Autobahn!

Eso sí, esta preparación renuncia a grandes cambios estéticos: ¿para qué destrozar la maravillosa silueta del Mercedes-AMG S63 Coupé? Unas nuevas llantas, muy similares a las de serie, serán las únicas diferencias que encontrarás para poder descubrir al G-Power Mercedes-AMG S63 Coupé. Eso mola y es así, punto.

Tags

  • G-Power
  • Mercedes-AMG
  • Preparaciones