La guía de concepts de Top Gear: Aston Martin Bulldog

Un superdeportivo de 700 CV es algo muy serio a día de hoy. Imagina en 1979.

Ver galería

El Aston Martin Bulldog es, sin dudas, uno de los concepts de Aston Martin más locos que jamás se han presentado. Con nuestros ojos de la segunda década del Siglo XXI, acostumbrados a formas imposibles, parece espectacular, pero en el momento en que salió al mercado, las calles de nuestro país estaban repletas de Seat 600 con un puñado de caballos respirando bajo el capó.

No te lo pierdas: los 16 concepts más locos de Renault

¡Imagina lo que supuso esta especie de nave espacial capaz de pasar por debajo de las barreras de los peaje y con la misma potencia que un avión! Bajo el nombre de proyecto K.901, esta bestia hace que los deportivos modernos te parezcan poco potentes: tiene más de 35 años de antigüedad y supera en potencia al Ferrari 488 GTB o al McLaren 675 LT. Deportivos que a día de hoy nos ponen los pelos de punta.

Por ponerlo un poco en contexto: el Ferrari más potente de la época, el Ferrari 288 GTO de 1984, era uno de los coches más rápidos del mundo con sus 400 CV. El Aston Martin Bulldog casi dobla esa cifra. ¿Qué pretendía Aston Martin? Intentar imaginar cómo podría ser el deportivo del futuro: afilado, imponente, aerodinámico y potente, muy potente. Tampoco iban tan desencaminados, ¿no te parece?

Bajo su impresionante carrocería se escondía un propulsor a la altura: un V8 sobrealimentado de 5.3 litros que produce 700 CV y 678 Nm de par. En conjunto con su aerodinámico cuerpo, la marca prometía una velocidad máxima de 380 km/h, una cifra que sigue metiendo miedo a día de hoy. En teoría, también es capaz de acelerar de cero a cien en unos cinco segundos. En 1979. ¡Tremendo!

 

Ver galería

 

La teoría era prometedora, pero Aston Martin decidió meterlo en un circuito para ver de qué era capaz. Durante estos test, el Aston Martin Bulldog consiguió alcanzar una velocidad máxima de 192 mp/h (308 km/h): lejos de las prestaciones sobre el papel, pero aún así mucho más rápido que cualquier otro coche en 1979. No sería hasta la llegada del Ferrari F40 cuando se rompería la barrera de 200 millas por hora (321 km/h) para un coche de calle.

Era el coche más rápido del momento y casi nadie lo conoce: ¿por qué? Pues porque Aston Martin Bulldog jamás lo puso en producción. Aston Martin intentó lanzar una pequeña serie para los amantes de la marca, pero entonces la Crisis del Petróleo apretaba y Aston Martin no pasaba por sus mejores momentos. En 1980 la marca se deshizo de este prototipo por una montaña de dinero para la época. 130.000 libras, algo más de 25 millones de pesetas a día de hoy, pero que seguro serían más en aquella época, una fortuna. Eso sí, a día de hoy parece muy barato para tratarse de un one-off tan especial.

Un prototipo que nunca tuvo el apoyo económico suficiente y que jamás alcanzó las cifras que prometía lo tenía difícil para ser recordado. No obstante, seguro que puso su granito de arena para que, muchas décadas más tarde, Aston Martin siga al pie del cañón y pueda volver a presentar un hyperdeportivo que promete volver a revolucionar las bases de la física como lo intentó el Aston Martin Bulldog. Se llama AM RB 001 y ayuda a imaginar lo que pensaba la gente en 1979 del Bulldog. ¡La nave espacial ha vuelto!

 

Ver galería

 

Tags

  • Concept Cars
  • Aston Martin