Lamborghini Aventador S: ¡740 CV y cuatro ruedas directrices!

La llegada de un nuevo V12 de Lamborghini siempre es motivo de celebración.

El Lamborghini Aventador S acaba de ser presentado, por fin, tras numerosos teasers y ganas de hacerse de rogar. El deportivo más prestacional de Lamborghini y sustituto de modelos tan alucinantes como el Lamborghini 350GT, el Lamborghini Miura o el Lamborghini Diablo, luce un renovado aspecto, más potencia y muchas mejoras en el apartado dinámico y aerodinámico. ¿Vamos a echarle un vistazo?

Un Lamborghini entra por los ojos y el nuevo Aventador no es una excepción: el Lamborghini Aventador S incorpora un nuevo paragolpes frontal, con una división más clara en el frontal que mejora a optimizar la aerodinámica y que reduce las interferencias aerodinámicas producidas en las ruedas delanteras y ayuda a optimizar el flujo de aire que va a parar al difusor trasero.

Un vídeo para babear: toda la gama del Lamborghini Huracán en dos minutos

En la parte trasera del Lamborghini Aventador S el protagonista es el difusor trasero, el nuevo alerón móvil y la salida de escape triangular, un nuevo guiño estético que puede marcar tendencia. Las lineas rectas detrás son un guiño al Countach: el resto del coche se mantiene casi invariable, si no fuese por las nuevas llantas, las de serie de nuevo diseño y cinco radios dobles y las monotuerca derivadas directamente del Lamborghini Aventador SV.

Estéticamente, el nuevo Lamborghini Aventador S intimida, cumple con nota. Pero hay más, mucho más. Probablemente, la gran novedad de este deportivo sean las mejoras dinámicas, basadas en cuatro grandes pilares: la tracción integral, la nueva suspensión activa, el sistema de cuatro ruedas direccionales y el nuevo modo de conducción EGO. Vayamos por partes.

 

 

El chasis del Lamborghini Aventador S se sigue basando en el mismo monocasco de carbono, por lo que pocos cambios en este aspecto: sobre la báscula, un total de 1.575 kg. Nada mal. Pero probablemente las cuatro ruedas directrices sea la novedad más interesante: el Lamborghini Dynamic Steering y el Lamborghini Rear-wheel Steering se encargan de comunicarse entre sí en apenas cinco milisegundos para agilizar la respuesta de la dirección, consiguiendo una sensación de mayor agilidad gracias al giro de las ruedas del eje trasero.

A baja velocidad y en curvas lentas, este sistema consigue la sensación de que se reduzca la batalla y no es necesario un giro de volante tan acusado, todo se produce de una manera mucho más ágil y fácil: enlazar curvas y curvas en un puerto de montaña tiene que ser una auténtica gozada. 

La próxima bestia en llegar: Lamborghini Huracán Performante LP640

La suspensión magnética de Lamborghini (LMS) se ha renovado y adaptado a las cuatro ruedas directrices con el objetivo claro de mejorar la estabilidad y conseguir un equilibrio general óptimo. Los ingenieros de Lamborghini también han integrado en el Aventador S el sistema LDVA, algo así como un sistema de dinámica activa. Este sistema afecta al control de tracción y a las cuatro ruedas motrices para adaptarlo a la nueva dirección dinámica: ahora, dependiendo el modo de conducción, el coche puede variar el comportamiento del control de tracción y, al mismo momento, enviar más par al eje trasero, para que la diversión este siempre muy presente. Varios sensores en el coche identifican las necesidades en cada momento y también se ponen en contacto con la suspensión activa para que todos los componentes ofrezcan su máxima efectividad.

 

 

Los modos de conducción del Lamborghini Aventador S sigue siendo algo fundamental para entender el carácter del coche. Strada, Sport, Corsa y el nuevo modo EGO modifican el comportamiento según las necesidades del conductor: motor, cambio, tracción, dirección y suspensión se ven afectados para adecuarse a cada circunstancia. El nuevo modo EGO proporciona un mayor control individualizado al conductor, pudiendo personalizar la tracción, la dirección o la suspensión a su gusto.

En cuanto al motor, el V12 atmosférico de 6,5 litros no recibe ninguna novedad de gran importancia como parecía darnos a entender la marca con algunos de los teaser: ni híbrido ni sobrealimentado, todo sigue igual. ¡Y para qué cambiar! Gracias a la modificación del sistema VVT (Variable Valve Timing) y el VIS (Variable Intake System) se han conseguido ganar 40 CV extra, hasta los 740 CV (casualidad o no, misma cifra que el Ferrari F12). El par máximo se mantiene en 690 CV a 5.500 revoluciones, mientras que las revoluciones máximas del motor aumentan desde las 8.350 rpm hasta las 8.500 vueltas.

Con todo ello y gracias a la transmisión automática ISR de siete velocidades, capaz de cambiar de marcha en 50 milisegundos, el Lamborghini Aventador S es capaz de acelerar de cero a cien en 2,9 segundos, mientras que la velocidad máxima es de 350 km/h. Para detenerlo como es debido, se han instalado frenos cerámicos de 400 mm delante y 380mm detrás: solamente necesita 31 metros para detenerse desde los 100 km/h.

 

 

En el interior del Lamborghini Aventador S los cambios son pequeños. El principal es la incorporación del cuadro de mandos digital que ya monta su hermano pequeño, el Lamborghini Huracán. También se ha integrado el sistema AppleCarPlay para mejorar la conectividad, mientras que los que vayan a utilizar el coche en circuito, Lamborghini les ofrece un sistema de telemetría, para que puedan registrar todas sus vueltas con total precisión.

El Lamborghini Aventador S llegará a los concesionarios durante la primavera de 2017 con un precio que en Europa es de 281.555 euros sin impuestos: en España rozará los 400.000 euros. Hoy es un día grande para todos los amantes de Lamborghini, un nuevo mito ha nacido. No te pierdas todos sus exquisitos detalles estéticos en la extensa galería que puedes ver en lo alto del artículo. Vale la pena.

Lecturas recomendadas