Lotus Exige Sport 380: ¡un pequeño y rabioso matón!

Misma fórmula: menos peso, más potencia y aerodinámica optimizada. Señoras, señores, ante ustedes el Lotus Exige más salvaje hasta la fecha.

Ver galería

¡Y lo queremos! El Lotus Exige Sport 380 convierte al pequeño y ligero Exige en un deportivo explosivo con el que poner en apuros a superdeportivos mucho más serios. Se trata del nuevo miembro de la familia Lotus Sport, una serie de modificaciones que optimizan las prestaciones y el dinamismo con toques que siempre van en la misma dirección: rebajar peso, aumentar potencia y mejorar aerodinámica. 

Y no es el primer miembro: el Lotus Exige Sport 350, el Lotus Elise Cup 250 o el Lotus Evora Sport 410 son otros buenos ejemplos. Coches más divertidos y eficaces que sus versiones ‘normales’, coches creados para quienes quieran la máxima deportividad, si es que un Lotus Exige ‘de serie’ no te parece suficientemente deportivo. 

No te lo pierdas: prueba en España del brutal Lotus Evora 400

El nuevo Lotus Exige Sport 380  rebaja en 25 kg el peso del conjunto, a base de eliminar cualquier cosa que no sea necesaria para gozar de la conducción más auténtica y acudiendo a materiales ligeros. Con esto, el peso final se queda en 1.100 kg con todos los fluidos de marcha. Sin duda, un coche muy ligero teniendo en cuenta que entre las dos ruedas traseras se encuentra un gran V6 Toyota de 3.5 litros que poco tiene que ver con la ligereza y la eficiencia.

Si 1.100 kg te siguen pareciendo muchos, la dieta puede continuar a base de euros: el difusor y alerón traseros del Elise Cup ahorran otros 2,7 kilos, mientras que los backets de carbono pueden ahorrar otros seis. ¡hay más! Los frenos ligeros pueden ahorrar 26,3 kg más, mientras que la batería de litio más ligera puede eliminar otros diez kilos. Al final, se queda en un peso muy ridículo para un coche de 380 CV.

 

Ver galería

 

Sí, 380 CV. Gana 30 CV más respecto al Lotus Exige Sport 350, gracias a la mayor presión a la que sopla el compresor volumétrico, a una bomba de gasolina optimizada y una recalibración de la ECU. Con estas cifras de peso y potencia, es evidente que las prestaciones asustarán a cualquiera: de cero a cien en 3,5 segundos y una velocidad máxima que roza los 300 km/h, con un downforce de 140 kg para que este pezqueñín no salga por los aires a esas velocidades endiabladas.

Así pues, por unos 100.000 euros te puedes llevar a casa el Lotus Exige más salvaje de la historia, una bestia capaz de sacar los colores a coches brutales como el Porsche Cayman GT4 e incluso a su hermano mayor, el Porsche 911 GT3. Muy pronto nuestros colegas ingleses se pondrán a sus mandos para contarnos cómo se mueve este pequeño mata-gigantes.

Tags

  • Lotus Exige Sport 380
  • Lotus