Mercedes-AMG GT Roadster y GT C Roadster: así son

Estimado Porsche 911 Cabrio: empieza a temblar...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Ver galería

Actualización texto: Noemí Alonso

Parece que la cita parisina preferida de cualquier aficionado al motor va a estar este año de lo más entretenida: el Mercedes-AMG GT Roadster hará su debut en el Salón de París y lo que hemos podido ver tiene muy buena pinta. 

Mercedes-AMG GT R: nos damos una vuelta en Goodwood

Sí, hace unos meses mi compañero Raúl Salinas te hablaba sobre las nuevas versiones del AMG GT que llegarían al mercado próximamente tras una fructífera conversación con Tobias Moers, quien nos confirmó que el AMG GT R no tendría una producción limitada y que a la versión Roadster se sumarían posteriormente una enfocada a la competición denominada GT4 -la misma categoría del BMW M4 GT4 del que te hablé hace tiempo- y, posiblemente, una aún más radical denominada Black Series. 

Ver galería

Otra chuchería para el Salón de París: Mercedes-AMG R50

Y parece que no nos engañó: el GT Roadster hará su debut oficial en el próximo Salón de París 2016, que abrirá sus puertas al público durante la primera quincena del mes de octubre. ¿Quieres saber más? Habrá una versión completamente nueva, un Mercedes-AMG GT C Roadster, que se convertirá en la más potente gracias a sus 564 CV y sus 680 Nm. También ofrecerá el control electrónico de la suspensión deportiva AMG: si combinamos todos estos parámetros, nos da como resultado algo por lo que ya estamos salivando.

Y espera, que hay más. El AMG GTC C Roadster, con su alerón más amplio (es activo; es decir, se despliega o se retrae en función de la velocidad y del programa de conducción), ensancha el eje posterior 57 mm, así como los neumáticos, para garantizar mayor velocidad en las curvas y "una tracción excelente", asegura el comunicado de prensa de Mercedes-AMG. Por no hablar del sonido de su escape, V8 puro...

Ver galería

Efectivamente, el motor de estos AMG GT Roadster es un biturbo con ocho cilindros en V que da 482 CV en la versión básica y los 564 de los que te hablábamos en el GT C (es decir, 46 más que en el AMG GT S Coupé y 28 menos que en el GT R Coupé). Pasa de 0 a 100 en 3,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 316 km/h (4 segundos y 302 km/h para el escalón de entrada, ejem...). 

Calcará algunas de las especificaciones técnicas del AMG GT R (como la dirección activa para el eje trasero o el diferencial bloqueable electrónico en el mismo tren). Es uno de los beneficios de contar con los genes de la división deportiva de la marca... Otro son las piezas aerodinámicas que se mueven tras el paragolpes delantero para reducir el rozamiento a velocidad de crucero o aumentar la refrigeración cuando el propulsor está a pleno rendimiento. Lo que sí es exclusivo para el AMG GT C Roadster es una relación de cambio más corta para la primera marcha de las siete que posee el cambio automático... y una séptima más larga.

A pesar del empeño de Mercedes por mantener a raya el peso de estos modelos (ha empleado aluminio, magnesio y acero en la estructura del techo de lona, por ejemplo), hay un precio inevitable que se debe pagar. Los refuerzos adicionales en los laterales, en el salpicadero y tras los asientos significan 1.670 kg para el GT Roadster (55 más que su equivalente Coupé) y 1.735 para el GT C Roadster, 90 más que el GT S Coupé.

La capota puede desplegarse en 11 segundos y se manipula hasta 50 km/h. Está disponible en negro, rojo o beige, para que lo combines con los 11 colores exteriores y los 10 interiores. Comienza a juntar dinero: barato no va a ser. Eso seguro. 

 

Tags

  • Mercedes-AMG GT Roadster
  • Salón de París 2016