Los Pagani invaden Japón

Yo me dejaría conquistar...

Da igual lo que haya delante. Cuando los superdeportivos de Pagani salen a la calle, todo se queda como anodino. Ya sea un aburrido Ferrari 488 o un salvaje Fiat Multipla.

El caso es que, ya sea desde el Zonda hasta algún one-off como el Revolución, sin olvidar el último (y enorme) Pagain Huayra BC que ya hemos probado, tus ojos tienen un sinfín de detalles que explorar. Carrocería, interior, motor, elementos dinámicos...

Y como no puede ser de otro modo, Japón, con sus infinitas luces de neón, es el lugar perfecto para juntar ambos mundos. El del bueno de Horacio y el de los campos nipones. Así que cuando los juntas, nada malo puede ocurrir, ¿no?

Las fotos de los Pagani que tienes arriba son parte del meeting anual de Pagani, que por primera vez va a Asia. Sí, ya sabes: te compras un Pagani y te apuntas a una 'kedada'. Aunque para ello tengas que mandar tu coche en avión a miles de kilómetros de tu casa.

Pagani lleva creciendo desde hace unos cuantos años. De hecho, con la ayuda de sus hijos ha multiplicado por cinco su tamaño (han estrenado una fábrica-concesionario más grande) y ha conseguido vender lo que no está en los escritos en América y Asia: por eso ahora les hacen este guiño.

Para la ruta de este año, el plan era partir de Tokio hacia el circuito de Fuji y luego de vuelta a la ciudad. Entre medias, algunas carreteras famosas (al menos para los afortunados que pueden conducir por ahí) como la de Hakone, un par de kilómetros de asfalto privado (y de pago, claro). No aparece en el listado de las 10 mejores carreteras del mundo, pero tampoco está mal... 

Como suele ser habitual, los protagonistas eran los coches, más que el entorno. Junto a los habituales Pagani Zonda y Huayra había un par de bestias de circuito: un Zonda R (750 CV) y un Zonda Revolución, los dos con su motor de 800 CV junto a un Huayra BC (790 CV).

Piensa en el sonido, la velocidad y en todo en general. ¿Celoso? Normal.

 

Tags

  • Pagani

Lecturas recomendadas