¿Te imaginas un Renault Clio Williams en 2017? ¿Cómo debería ser?

La fórmula, una vez más, sería mirar a pasado.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

¿Te imaginas un Renault Clio Williams actual? Seguro que esta pregunta no es la primera vez que se plantea. Y es que, el Renault Clio Williams es uno de esos coches que enamoran: su imagen, su efectividad, su diversión al volante. Hoy en día, los utilitarios deportivos han perdido algo de esa esencia: ya no son tan ligeros y muchas veces están demasiado enfocados al confort en pro de la diversión. Eso sí, hay excepciones: el Abarth 595 Competizione podría ser un buen ejemplo.

Te interesa: ¿te imaginas un BMW M2 GTS?

El Renault Clio Sport es un ejemplo perfecto para esto de lo que hablamos: sigue siendo eficaz pero ha perdido algo de la rabia de sus antecesores. Vale que hoy la gente quiere coches más polivalentes, pero: ¿por qué no ofrecer un utilitario deportivo auténtico, de pata negra, para hacer historia? Yo lanzaría un Renault Clio Williams 2017 en edición limitada, basándose en el nuevo Renault Clio RS y su interesante estética.

Habría que darle un toque en materia de diseño para diferenciarse del resto y ser algo más atractivo: la combinación de color está fuera de toda duda y tendría que mantener el azul ‘Monaco Blue’ para la carrocería y el dorado para las llantas. También tendría que contar con unas llantas específicas y algún que otro elemento aerodinámico como un pequeño alerón en la parte trasera para mejorar su presencia. ¿Una suspensión algo más baja y dura? Sería lo ideal.

 

 

Puertas adentro, muchos detalles en color azul, como la instrumentación o el pomo del cambio. Los asientos deben ser deportivos pero sin ser una tabla y, por supuesto, deben mantenerse las cuatro plazas. La placa que identifique a esta versión especial tampoco puede faltar. No obstante, lo más interesante estaría en las tripas de esta bestia: el motor de cuatro cilindros y 1,6 litros debería aumentar su potencia hasta los 240 o 250 CV. 

Sin embargo, la gran mejora vendría de la mano de un nuevo autoblocante y de la incorporación de un clásico cambio manual: preciso y de recorridos cortos. Por supuesto, estaría basado en el chasis Trophy y la suspensión sería algo más dura y eficaz, como ya comentaba anteriormente. Los frenos son un apartado importante y deberán tener una mordida contundente. Y la verdad es que poco más necesitaríamos para ser felices: ligero, muy rápido, muy eficaz y con una puesta a punto radical y que sacaría una sonrisa a cualquiera de nosotros: una evolución similar a la que sufrió el Peugeot 208 GTi con la versión 30 Aniversario.

El objetivo sería radicalizar algo más el comportamiento un poco más refinado del Renault Clio Sport actual. La incorporación del autoblocante sería clave para mejorar su comportamiento, agilidad y eficacia en curvas, mientras que el cambio manual sería el elemento romántico que muchos echamos de menos en el Clio Sport. La estética debería ser clave, con esa combinación de color tan espectacular del Renault Clio Williams original y ciertos detalles estéticos extra más deportivos. El interior sería más racing, con detalles en color azul, tapicería de alcántara y un toque general más exclusivo. Lo único que quedaría por decidir es si se realiza en edición limitada o no: yo sí que lo limitaría, más que nada para preservar su exclusividad. Renault, ¡ya podéis ir tomando nota!

 

Tags

  • Renault

Lecturas recomendadas