Saluda al único McLaren P1 con carrocería en fibra de carbono camaleónica

Este McLaren se ha convertido en un lagarto tremenda y ridículamente caro.

No es broma: este McLaren P1 con carrocería en fibra de carbono camaleónica acaba de ser visto luciendo palmito por primera vez tras su extensa transformación, com si fuese una serpiente cambiando su piel. Probablemente no lo reconozcas, pero no es la primera vez que este P1 es mostrado en internet: antiguamente era blanco, propiedad de Manny Khoshbin, un acaudalado magnate inmobiliario estadounidense cuya colección podrás ver más abajo.

En el vídeo de su colección se puede ver el McLaren P1 de su propiedad antes de esta peculiar transformación. Era blanco, algo soso, y el propio Khoshbin ya anunció hace tiempo que cuando McLaren ofreciese la posibilidad de carrozar su hyperdeportivo con fibra de carbono, optaría sin dudarlo un minuto, costase lo que costase. Cuando sobra, sobra.

No te lo pierdas: este es el McLaren P1 LM, ¡fin de fiesta!

Dicho y hecho. Recientemente McLaren, más concretamente su división exclusiva MSO, anuncio la posibilidad de montar una carrocería completamente de fibra de carbono en el P1 y este no dudo ni un segundo en mandar su P1 de vuelta a Woking para someterlo a un rejuvenecimiento facial importante. Hasta ahora hemos visto varios ejemplos de McLaren P1 con carrocería en fibra de carbono, incluso uno con este teñida de color verde, pero esto supera todas las expectativas.

Manny Khoshbin se reunió con los agentes de McLaren Special Operations y propuso su original plan: fibra de carbono camaleónica. Imagino que la cara de los ingenieros de este departamento empezó siendo un poema, pero ya se sabe como funcionan estos departamentos: con dinero encima de la mesa, todo es posible. Seguramente, la inspiración vino de otros McLaren P1 terminados con pintura camaleónica, como por ejemplo el del jugador de Beisbol CJ Wilson.

No te lo pierdas: la historia del tipo que usa a diario un McLaren P1

El resultado, visto por primera vez en una reunión del concesionario donde fue comprado el coche, McLaren Newport Beach, en California, es realmente brutal. La fibra de carbono de este P1 cambia de color dependiendo de la incidencia de los rayos del sol o del ángulo en el que se mira. Generalmente tiene tonos dorados o naranjas, pero varía hasta rojos, amarillos o incluso verdes. Debo confesar que soy algo reacio a este tipo de pinturas, pero en este ejemplar el efecto es bastante atractivo. 

No quiero ni saber cuánto le habrá costado esta transformación, pero no me extrañaría nada que se midiese en seis cifras. Sin duda, hará juego con el Mansory Vincero que este magnate guarda también en su garaje. ¿Quieres ver toda su colección? Dale al play en el vídeo que te dejo a continuación. Como diría Matías el Humilde: ¡le sobra el dinero!

 

Tags

  • McLaren P1
  • Fibra de carbono

Lecturas recomendadas