Vídeo: tres coches muy locos celebran una orgía de drifting en una base de misiles

Un M3 de 811 CV conoce a otro M3 de 963 CV y a un 350Z biturbo.

Algunas veces, es mejor no hacerse preguntas. Pongamos como ejemplo este vídeo, en el que tenemos tres conductores que quieren ser malotes en tres modelos muy, pero que muy modificados (decir coches tuneados se quedaría corto) y muy, pero que muy amigos del drifting. De ir de costado, vaya. En serio, es una p**a locura.

Vídeo: el mejor (y peor) drifting callejero.

El primero de nuestros protagonistas es Ryan Tuerck (por si no lo conoces, es el mismo Ryan Tuerck que encajó un V8 de Ferrari en un Toyota GT86), que lleva un BMW M3 E92 V8 turbo con más de 800 CV. Tras él, un tipo llamado Kristaps Bluss, en otro M3 turbo; en este caso, un E46 con 960 CV bajo el capó… Quizá pensó que era mejor no quedarse corto. En último lugar, pero de ninguna manera menos importante, Matt Powers, al volante de un Nissan 350Z V8 biturbo.

Lo primero que hacen es saltar de forma espasmódica e inexplicable al ritmo de la música en una base de misiles abandonada. Hasta aquí, la parte que no interesa y que te dejará cara de póker. Pero después… llega lo que querías ver: cada uno de ellos derrapa con su coche como si no hubiera un mañana. ¿Por qué? Realmente, no importa en absoluto. Simplemente, dale al play y disfruta de estos tres vehículos haciendo su trabajo.

Lecturas recomendadas