Este es el Mercedes Clase X. El primer pick-up de Mercedes. Puristas, absteneos...

Un concepto que seguramente provocará pesadillas a los más conservadores.

El Mercedes Clase X se acaba de presentar en un evento exclusivo en Ciudad del Cabo y la verdad es que es un momento importante para la marca: el primer pick-up de Mercedes ya está aquí y lo hace con un diseño más imponente que el del Nissan Navara del que deriva y con muchos de los detalles estéticos que ya vimos en el prototipo, el espectacular Mercedes Clase X Concept.

Nos gustan las pick-up: aquí cinco deportivos transformados en ellas

El objetivo de Mercedes es entrar, de mano de su socio Nissan, en un nuevo nicho de mercado que puede crecer notablemente en los próximos años: los pick-up, en muchos mercados, están dejando de ser vehículos comerciales para convertirse en auténticos todoterreno con una gran versatilidad, una imagen única y atractiva y también apta para aquellos que sigan viendo en ellos un vehículo para el trabajo: su gran capacidad de carga, de hasta 1.042 kilogramos, hace que sea la opción perfecta para cargar de todo.

 

 

Y es que el Mercedes Clase X es un coche grande, muy grande: mide 5,34 metros de largo, 1,92 de ancho, 1,82 de alto y cuenta con una batalla de 3,15 metros. Sin duda es un coche que en España todavía necesitará tiempo para hacerse hueco en el mercado, aunque posiblemente una flecha plateada en el frontal haga que la gente lo empiece a observar con otros ojos, algo de lo que también se pueden aprovechar otros modelos similares como el Volkswagen Amarok o el Toyota Hilux.

'Made in Spain'

Otra de las particularidades del Mercedes Clase X es que será fabricada en España, concretamente en la planta de Nissan en la zona franca donde ya se produce el Nissan Navara (más adelante llegará también a Sudamérica, donde se producirá en la planta de Renault en Córdoba, Argentina, donde también se produce el Renault Alaskan. Como te decía, el coche se basa en el pick-up nipón y eso supone que comparta el mismo esquema de chasis y suspensión: el Clase X está asentado sobre un bastidor de travesaños, aunque al parecer el modelo alemán recurre a una suspensión trasera multibrazo en lugar de un eje rígido. El objetivo de Mercedes es crear un pick-up pero con un comportamiento dinámico y un nivel de confort que prometen ser los mejores del segmento. 

No obstante, Mercedes tiene claro que el coche debe tener una capacidad off-road notable y le ha dotado de los instrumentos necesarios para ello: cuenta, de manera opcional, con la tracción integral 4-Matic, con reductora y, de manera opcional, el bloqueo del diferencial trasero. También cuenta con dos tipos de suspensión, una de ellas permite una altura libre al suelo de 22,1 centímetros, mientras que la de serie es dos centímetros más baja. ¡Quien busque un buen coche para circular fuera del asfalto parece que lo tendrá! Buenas noticias.

La imagen por encima de todo

Parece claro que Mercedes quiere ofrecer la experiencia de Nissan en este tipo de vehículos unido a la imagen potente que impregna en todas sus creaciones. El coche entra por los ojos, con una gran calandra frontal y unos faros traseros muy estilizados. El interior resulta minimalista y claramente orientado hacia el uso más práctico, aunque con el toque de diseño de los aireadores, situados en dos grupos de dos, así como unos asientos con un aspecto sensacional.

Por supuesto, el Mercedes Clase X contará con equipamiento de primera, como una pantalla multimedia táctil de hasta 8,4 pulgadas y derivada de la Clase V, así como tres tipos de molduras, climatizador automático, volante multifunción, etc. El Clase X se ofrecerá con tres niveles de equipamiento: Pure, la variante básica enfocada al trabajo, el Progressive, aquellos que buscan estilo y confort, pensado para un uso privado y el Power, la versión más espectacular desde el punto de vista estético y cuyo aspecto ‘lifestyle’ y de lujo ha sido llevado al extremo. Sí, la marca ya habla de familias con espíritu aventurero. ¡Qué sorpresa!

Motores para todas las necesidades

Los motores del Mercedes Clase X es la esperada: a Europa llegará con tres versiones, dos diésel, derivada del bloque de 2.3 litros sobrealimentado con 163 y 190 CV, y un gasolina, de cuatro cilindros con 166 CV: este último solamente estará disponible con tracción trasera y caja de cambios manual. ¿Quién compra un pick-up así con tracción trasera? ¿Te lo imaginas en una carretera nevada? ¿Quieres ser el rey del drift?

 

 

Es de esperar que en los próximos meses pueda llegar un propulsor de seis cilindros para colocarse en lo más alto de la gama: el Mercedes X350d alcanzará los 258 CV y 550 Nm de par, asociado al cambio automático 7G-Tronic Plus, tracción total y Dynamic Mode, con cinco modos de conducción. Sí, también con modo Sport. ¡Válgame Dios!

Habrá que ver si el Mercedes Clase X consigue su objetivo: conseguir que la gente vea a los pick-up con otros ojos. Por estilo e imagen va sobrado, pero no veo a los potenciales clientes de un Mercedes GLA o GLC acudiendo al concesionario a comprar un Nissan Navara con otro logo. Aunque quien sabe, al veces los caminos del marketing pueden ser impredecibles. Es de esperar que la comercialización empiece el próximo mes de noviembre con precio en España de 27.682 euros antes de impuestos. Esto supone un precio base de algo más de 37.500 euros. Sin duda, va a ser interesante ver cómo se comporta en el mercado el primer pick-up de Mercedes, creo que no nos dejará indiferente: o triunfará, o fracasará. ¿Qué crees tú?
 

Lecturas recomendadas