Aquí van: cinco coches que no deberían haber existido

¿Te acuerdas del Renault Wind?

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Ver galería

Ha sido muy difícil elegir cinco coches que no deberían haber existido… ya que hemos tenido que acotar -mucho- nuestros parámetros. ¿Escoger aquellos que fueron un fracaso comercial para la marca? ¿Los que nos resultan abominables (bien por su imagen, bien por su comportamiento dinámico)? ¿O mejor aquellos que casi parece que nunca se fabricaron… porque ya nadie se acuerda de ellos?

5 coches en los que jamás se montará tu suegra.

Nos hemos decidido por estos últimos: creemos que son el ejemplo perfecto para ilustrar la crueldad de la que a veces hace gala la industria del automóvil. Unos productos parecen llamados a convertirse en un éxito inmediato o nos entusiasman desde el principio (el Seat Ateca es muestra de ello) y otros… no son considerados así ni por sus propios creadores. Llevaron una vida comercial tan discreta que, a su muerte, las compañías no pusieron ni una esquela en el periódico: se limitaron a barrer sus restos debajo de la alfombra. Muy triste. Pero el mercado es una jungla, amigos.

Piensa en el Renault Wind. Este descapotable de dos plazas se basaba en la plataforma de la segunda generación del Twingo. Nos gustaba mucho su techo: nos parecían interesantes sus formas, muy parecidas a las del Ferrari 575 Superamerica. Se podía elegir con un motor de 1,2 litros TCE con 100 CV o con un 1.6 de 133 CV. No iba mal, el último tenía un comportamiento muy deportivo. Pero no cumplió con lo que se esperaba de él; para que te hagas una idea, la previsión de ventas era de 150.000 unidades… y durante sus tres años de comercialización, se matricularon 13.000.

¿Quieres más ejemplos? Echa un vistazo a nuestra galería de fotos. No están todos los que son (si crees que falta alguno muy evidente, dínoslo en los comentarios), pero sí son todos los que están…

Ver galería

Tags

  • Garaje