Los coches de Arnold Schwarzenegger: El Terminator de la carretera

Vas a flipar con los coches de Arnold Schwarzenegger. Superdeportivos, todoterrenos, camiones y hasta un tanque. A Terminator le encantan las bestias de 4 ruedas.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ver galería

Hace unos días nos ocupamos de los coches de Silvester Stallone. Y hoy le toca el turno a los de un colega suyo. Aquí llegan los espectaculares coches de Arnold Schwarzenegger. El actor estadounidense colecciona más vehículos que taquillazos cinematográficos; y ya es decir. Es un amante de los automóviles exclusivos en general, y de los hiperdeportivos y todoterrenos en particular. 

Tampoco le hace ascos a ponerse al volante de un espectacular camión o de un tanque. Sí, has leído, bien. Además, posee algunas joyas clásicas, como un Mercedes Excalibur. Y es que en el tema del motor, a Terminator no hay quien lo pare, ya sea en la carretera o en los concesionarios más selectos de Beverly Hills.

Como vas a ver, Arnie cuenta con una selecta flota que no le tiene nada que enviar a los coches de Usaint Bolt ni a los espectaculares bugas de calle de Jenson Button. Pero tendría que rascarse el bolsillo si quisiera alcanzar el nivel de la colección de coches de Bernie Ecclestone o de Elvis Presley. Por cierto, te recomendamos que no te pierdas la galería de imágenes en la que podrás ver a Schwarzenegger a los mandos de sus carrazos.

Hummer: Caballo grande ande o no ande

Un hombre que ha sido Míster Olympia 1980 y que siempre ha protagonizado papeles de acción musculada, no se va a meter en un Mini o en un Fiat 500. Eso es evidente. Porque un armario empotrado como él disfruta con las máquinas que se asemejan a su anatomía y a los personajes que le han dado fama. O sea, una bestialidad con ruedas. Por eso mismo, uno de los coches favoritos de Arnold Schwarzenegger son los Hummer.

Llegó a tener una escudería de 8 mastodontes de la raza H1 y H2. Como incondicional de la marca, estrenó el primer Hummer que se comercializó para uso civil. Y no era extraño verle pasear con su ciborg mecánico por Sunset Boulevard. Más tarde se convirtió en el Governator (acrónimo de las palabras inglesas gobernador y Terminator) de California.

Y tuvo que esconderlos o deshacerse de ellos. Manchaban su reputación ecológica por el elevado nivel de contaminación de sus motores. Pero como la cabra aunque sea austriaca tira al monte, se compró un camión Mercedes Unimog. Menudo bicharraco. Es lo más parecido a un mamut con volante.

Los superdeportivos

Junto a los todoterrenos más extremos, los superdeportivos son sin ninguna duda los coches preferidos de Arnold Schwarzenegger. Los tiene de todos los tipos, marcas y modelos. Para no deprimirte te mencionaremos solo algunos. Probablemente, el más exclusivo de todos sea un impresioante Bugatti Veyron Grans Sport Vitesse. Te lo puedes encontrar con esa maravilla en los típicos atascos de Los Ángeles.

Tampoco tiene desperdicio un Porsche 911 Turbo Cabrio o un exclusivo Mercedes SLS AMG. Cuando le sale la vena patriótica, aunque Arnie nació en Austria, se pone a lomos de su Dodge Challenger SRT. Para los días más tranquis y distinguidos se conforma con los Bentley Continental Supersports y Continental GTC. Como verás, los descapotables le pirrian a Schwarzenegger. Y es que mola mucho broncearte con la brisa marina por las carreteras de Malibú.

Vehículos muy bélicos  

Volviendo a las grandes criaturas, nos topamos con una sección especial: los vehículos bélicos. Porque una estrella como Arnie debe destacar por alguna extravagancia. Y una de las suyas se llama Dodge M37. Este es un automóvil militar que fue empleado por el ejército norteamericano en la II Guerra Mundial y en Vietnam. Además, se lo pasa pipa con un tanque modelo M47 Patton de la Guerra de Corea. Lo adquirió en una subasta benéfica. El propio actor te instruye a través de un vídeo en el arte de destruir todo lo que se te ponga a tu paso con ese animal. Y además, te invita como copiloto de la fiesta. No nos extraña que más de uno se convierta en un replicante de la carretera.

Dentro de los coches de Arnold Schwarzenegger, también hay un pequeño hueco para los clásicos. Qué bonito es el Mercedes Excalibur en el que se fuma unos puros del tamaño de un misil.

Por último te contamos, por si quieres saludarle, que suele comer en el Caffe Roma, situado en Beverly Hills.

Como diría el famoso humanoide T-800: ¡Sayonara, baby!.

Ver galería

 

Tags

  • Deportivos
  • Superdeportivos
  • Hummer