¿Sabes cómo afecta el tamaño de las ruedas a la conducción?

Porque más no siempre significa mejor...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
¿Afecta el tamaño de las ruedas a la conducción?

Estamos seguros de que, cada vez que te ha tocado cambiar las gomas del coche, te has planteado liarte la manta a la cabeza y de paso montarle unas llantas más grandes con neumáticos más generosos. ¿Sabes cómo afecta el tamaño de las ruedas a la conducción? Deberías tenerlo en cuenta cuando vuelvas a calentarte... para no arrepentirte después. 

Si te apasiona la competición seguro que sabes que cuanta mayor anchura y menor perfil tenga un neumático, mejor es su rendimiento. Y estás en lo cierto... según la disciplina y la superficie -aquí tienes todo lo que no sabes sobre las gomas de la F1-. ¿Te has fijado alguna vez en cómo son los neumáticos que emplea un vehículo del WRC -aquí tienes cómo ver la temporada 2017 en directo- sobre la tierra o la nieve? Son la mejor prueba de que la primera afirmación puede ser completamente falsa si se aplica sobre el terreno equivocado... y trasladar esas conclusiones a la calle sin tener en cuenta otros factores también es un profundo error. 

¿Cuál es el mejor ancho? 

En condiciones normales y sobre asfalto seco, está claro que un neumático más ancho ofrecerá un mayor agarre por el mero hecho de que tendrá más banda de rodadura en contacto con la calzada. Pero si todo se redujera a una ecuación tan evidente... ¿crees que nos habríamos lanzado a crear este artículo sobre cómo afecta el tamaño de las ruedas a la conducción? Aunque en condiciones ideales se cumple lo dicho, la realidad puede ser bien distinta: ¿qué ocurre cuando la superficie está mojada? ¿Y si tu coche no es demasiado potente? 

Probamos los Michelin Pilot Sport 4S

Si el firme por el que circulas está mojado, un mayor tamaño del neumático en contacto con la carretera tiende a favorecer la aparición del temido aquaplanning, aunque afortunadamente el trabajo de los fabricantes en minimizar este desagradable efecto secundario de la lluvia haya conseguido resultados tremendos en los últimos años. Además, hay que tener en cuenta que no todos los motores pueden mover con la misma alegría todas las gomas, y colocarle unos zapatos de 245 a tu AX de 45 CV no servirá precisamente para mejorar sus prestaciones. Agarrará mucho más, sí: pero fundamentalmente porque no podrás alcanzar una velocidad suficiente como para que las cosas se descontrolen... o tu mismísima suegra -aquí los coches en los que no querrá montar jamás- llegue a pedirte que levantes el pie. 

Vale, ya tengo clara la anchura... ¿qué medida de llanta monto? 

A la hora de elegir la medida de las llantas entra en juego un factor importante: el diámetro total de la rueda. Como sabrás, tu vehículo está diseñado -y, sobre todo, homologado- para rodar con una circunferencia concreta en el conjunto de llanta y neumático... que no puedes alterar a la ligera para evitar modificar demasiado los desarrollos del coche, introducir demasiados errores de lectura en el velocímetro y el cuentakilómetros... y poder pasar la ITV sin que el operario de turno tenga que frotarse los ojos ante tu salvajismo. 

Esto es lo que pasa cuando te vienes arriba inflando tus neumáticos

Ante una medida de referencia y sin modificar el tamaño del neumático en cuanto a su banda de rodadura, el cambio de unas pulgadas a otras en la llanta conllevará el aumento o disminución del perfil de las gomas, que tiene distintos efectos: sobre asfalto seco un perfil más pequeño mejora las reacciones del coche, que se vuelve más afilado y obedece mejor las órdenes dadas con el volante... menoscabando bastante el confort a bordo. Como ya deberías saber, el propio neumático actúa como una especie de amortiguador de todo cuanto sienten las ruedas, y reducir su tamaño influye directamente en la cantidad de irregularidades del firme que serán transmitidas al habitáculo del coche. 

Sobre mojado, tener un mayor perfil aumenta el rendimiento del coche al disponer de una mayor capacidad para mantener el contacto con la superficie incluso en apoyo -donde el neumático se deforma con arreglo a la masa del vehículo-, pero las sensaciones son mucho peores que con medidas más generosas. Lógicamente, y como en tu día a día no irás con un cronómetro en la mano midiendo los tiempos que haces de camino al trabajo, lo más razonable es elegir una medida que ofrezca un desempeño satisfactorio sin que merme en demasía las sensaciones al volante. 

¿Sabías cómo afecta el tamaño de las ruedas a la conducción? Esperamos que hayas tomado buena nota... y no le pongas a tu Sandero unas llantas de 21 pulgadas con neumáticos de 265. Bueno, sí: hazlo. Queremos fotos y un vídeo de cómo funciona todo en movimiento. Si es que se mueve, claro. 

Tags

  • Neumáticos
  • Ruedas
  • Técnica

Lecturas recomendadas