Un Costin Nathan de carreras aparece en un garaje

No es un futbolista rumano, no...

Costin Nathan

Este tema es un tanto friki. Aunque solo sea porque seguro que hoy no te has levantado pensando en que ibas a oír eso de Costin Nathan. Porque, ¿qué es eso? ¿Es sucesor de Gica Hagi? ¿De Craioveanu? ¿de Belodedici? No, no te hablo de un futbolista rumano.

Se trata de un ejemplar de coche de carreras que, la verdad, tuvo una vida tirando a corta. Este modelo que ves en la foto llevaba 45 años aparcado en el mismo sitio. Y no pienses en el Lancia Delta de Rita Barberá que llevaba parado cogiendo polvo casi dos décadas, porque este tiene pedigrí del bueno.

Este coche de carreras podía competir tanto como spyder como coupé, y se trata de un biplaza que surgió de la colaboración de un ingeniero que se llamaba Frank Costin y un preparador de nombre Roger y apellido ¿adivinas? Nathan.

El Costin Nathan tenía chasis que en la parte central estaba hecho de contrachapado (sí, aún estás sereno: has leído bien) y tenía subchasis delanteros y traseros tubulares. La estructura era ligera a más no poder y era capaz de montar motores de hasta 350 CV sin retorcerse ni desintegrarse.

El motor de este Costin Nathan provenía de un Hillman Imp y la verdad es que quedaba lejos de esos 350 CV: podía extraer 100, y gracias, de un cuatro en línea de 998 cc. Te puede parecer poco, pero lo cierto es que el coche pesaba 350 kilos...

Tras unos años de competición con relativo éxito, Roger Nathan decidió vender esta unidad con el fin de conseguir dinero para las 24 Horas de Le Mans. Ese segundo dueño lo compró en 1967 y, aparentemente, lo dejó en un garaje hasta ahora, que ha aparecido tras 45 años aburréndose.

Ahora, los que se puedan permitir gastarse los dineros en un coche que necesita bastantes miles para recuperar su esplendor, podrán pujar por este Costin Nathan en la subasta que llevará a cabo H&H Classics. Para empezar a hablar deberías preparar unos 30.000 euros...

Tags

  • Motorsport
  • Subastas
  • Clásicos