Un espectacular Packard se hunde en un lago tras ganar un concurso de elegancia

¡La cara del dueño tuvo que ser un auténtico poema!

Accidente Packard agua lago super eight convertible sedan concurso elegancia

La historia de este Packard Super Eight Convertible Sedan parece de broma, eso sí, de una broma de muy mal gusto. Sin duda se trata de uno de los coches de preguerra más elegantes e imponentes jamás fabricados, una auténtica joya entre los vehículos de lujo y, especialmente, entre los fabricantes de EEUU. Una joya de los ‘felices años 20’ que jamás estuvo concebido para ser un coche anfibio.

Te interesa: accidente de dos BMW M3 en Nürburgring

El día lucía plácido para este clásico carrozado por Bohman & Schwartz, el césped de un club de Golf acogía el Hilton Head Concours d’Elegance. Esta joya lucía su aspecto único y artesanal ante el resto de presentes, conquistando el corazón de todos, incluso el jurado: ¡se proclamo ‘best of class’! Es decir, el mejor ejemplar de su categoría. ¿Qué podía ir mal? Nada, a priori.

 

 

Hasta que ocurrió algo absolutamente lamentable. El dueño del coche aparcó el coche sin el freno de mano puesto y poco a poco, el coche fue rodando, sin prisa pero sin pausa, directo hacia un lago cercano. Cuando la gente se dio cuenta e intento detener los 1.814 kg de peso de este clásico de super-lujo ya era demasiado tarde: irremediablemente, ante la mirada atónita de todos los presentes, este Packard Super Eight Convetible Sedan se hundió en las profundidades del lago.

 

Ver galería

 

Afortunadamente, no era demasiado profundo: ¡menos mal! “Esto fue algo realmente horrible y de mala suerte. Nos sentimos fatal por los propietarios, que justo acababa de ganar el título de ‘best-of-class’.” Comentaba Carolyn Vanagel, presidenta del festival. Rápidamente, un equipo de rescate se puso manos a la obra y en el menor tiempo posible, una grúa estaba sacando el vehículo del agua. Ahora le tocará pasar muchas horas en el dique seco mientras se seca y se arregla todo lo que se haya podido romper, una factura que seguro no será pequeña: ¡hay despistes que se pagan muy caros! 

Tags

  • Packard
  • Accidente