Fracasa la subasta del Lamborghini Diablo de Donald Trump

El Lamborghini Diablo de Donald Trump no ha encontrado comprador en ebay. El coche ha tenido menos éxito que el último disco de Leticia Sabater.

El Lamborghini Diablo de Donald Trump, uno de los coches más exclusivos que ha pasado por el variopinto garaje del candidato a la presidencia de los EE.UU, no alcanzó el precio mínimo fijado por su actual dueño en una subasta de eBay que finalizó el pasado domingo.

El aún imponente Lamborghini Diablo VT Roadster de 1997 tiene en su contador 24.586 kilómetros en el odómetro, pero solo recibió una única oferta de 460,000 dólares (unos 410.000 euros), una cantidad muy baja para un Lamborghini Diablo de estas características. Un coche que con 19 años desde su matriculación, se encuentra en un limbo que aún no le permite ser catalogado como clásico ni como coleccionable.

No te pierdas: Lamborghini Aventador+Donald Trump= ¡Trumpventador!

El Lamborghini Diablo VT Roadster de Donald Trump fue fabricado en Azul Le Mans, el único de ese color que salió de la factoría de Sant'Agata Bolognese ese año. El coche cuenta además con un interior en combinación de cueros negros y blancos en excelente estado, cuyo diseño nos recuerda lo lejos que ha llegado la industria del automóvil en los últimos 20 años.

El Lamborghini Diablo VT Roadster cuenta con un motor V12 de 5,7 litros que produce 492 CV y 580 Nm. Cuenta con un sistema de tracción integral que mejora notablemente la maniobrabilidad en relación a los modelos Diablo con tracción trasera y un cambio manual de cinco velocidades. El coche está fabricado en fibra de carbono y posee un techo duro desmontable de manera automática. Seguro que Trump lucía pelazo al ir descapotado.

Si bien un dueño o exdueño famoso puede hacer que un vehículo, clásico o no, alcance un precio superior al que normalmente merecería, el fracaso de esta subasta parece indicar que en este caso la marca Trump no fue suficiente. Posiblemente un triunfo del magnate en las elecciones de noviembre en EE.UU podría cambiar las cosas, pero sinceramente ojalá esto no ocurra.

Tags

  • Lamborghini
  • Subastas de coches