Galería de fotos: 50 años de tuning en SEMA

Antes del 50º aniversario del SEMA Show, la feria de tuning más importante del mundo, vamos a ver cómo ha cambiado.

Ver galería

Este año se celebra el 50º aniversario del primer SEMA Show. Y, colega, cómo han cambiado las cosas desde 1967. Entonces sólo había cinco coches en la planta baja del Estadio Dodger, en Los Ángeles, durante la convención de la Asociación de Fabricantes de Equipamiento para la Velocidad (siglas de SEMA a finales de los 60).

Cinco décadas y una ligera modificación de nombre más tarde -ahora es Asociación de Fabricantes de Equipamiento Especial-, esta muestra es una de las mayores ferias comerciales del mundo.

Cada mes de noviembre, cuando el Centro de Convenciones de Las Vegas no acoge a tipos de mediana edad vestidos de superhéroe, sus salones iluminados con fluorescentes se llenan con las creaciones más extravagantes que los expertos en tuning tienen para ofrecer.

¡Qué-pa-sa-da! Dodge Shakedown Challenger: ‘vieja escuela’ directa al SEMA

Con más de 64 km de stands en dos pabellones enormes de doble altura (además de varios espacios exteriores para el propio show y para eventos), hablamos de una de las reuniones de coches más densa y alucinante del planeta. Pero, por desgracia, no está abierta al público: la organización del SEMA siempre se consideró un gremio que ayudaba a regular la industria de la posventa.

Ya desde el Ford Model T, la humanidad ha estado modificando vehículos para intentar que sean más rápidos, más llamativos o que suenen más. Pero a principios de los años 60, un grupo de individuos pensó que había que establecer una serie de normas para que la industria de la transformación de coches siguiera avanzando. Así, crearon una organización para asegurarse de que todos en el negocio cantaban el mismo himno.

Ver galería

Este sector ahora tiene 6.500 integrantes en todo el mundo. Vienen de los nichos y segmentos más extraños del mundo de los repuestos y cubren absolutamente cada parte de un vehículo, desde las tuercas hasta las alfombrillas.

Es un negocio que genera unos beneficios de 31 billones de dólares anuales (28.000 millones de euros). Así, no necesitas preguntarte por qué los principales fabricantes se han subido a este carro con tanta diligencia y han montado superestructuras a modo de stands en SEMA durante los últimos tiempos.

Quedan atrás los días de los kits para la carrocería de Dimma, de las luces de neón y las chicas ligeras de ropa en los aparcamientos de los centros comerciales. El tuning ha madurado de algún modo, convirtiéndose en algo más clásico, por eso las automovilísticas quieren su parte. Dicho esto, aclaremos que las mujeres casi desnudas permanecen.

A lo largo de los años, el SEMA Show se ha transformado en algo más grande y mejor. Sólo tienes que hacer click en la galería retro que ves sobre estas líneas para comprobar lo que queremos decir. Se ha convertido en la espina dorsal del tuning y proporciona un escenario en el que probar las ideas aplicadas al vinilo.

Así que, una vez más, nos dirigimos a la Ciudad del Pecado para ver qué mola en 2016. Porque si algo está pasando (o va a pasar pronto), hay muchas posibilidades de que algún vehículo o producto en el SEMA apunte directamente a lo que va a estar de moda. ¡Permanece atento estos días a nuestra web!

Tags

  • Garaje