La guía de concepts de Top Gear: el Volvo T6 Roadster hot-rod

La invasión sueca del SEMA produjo el coche menos probable en la historia para llevar un logo de Volvo.

Ver galería

Echa un buen vistazo al Volvo T6 Roadster, el concept de un hot-rod que la marca sueca presentó hace tiempo en el SEMA Show, la feria anual celebrada en Las Vegas en la que se muestra todo lo que constituye una locura, es malo y muy posiblemente peligroso en el segmento de las modificaciones de vehículos.

Verás, profundamente metidos en la manía por todas las cosas retro, allá en la primera década de este siglo, Volvo llevó a cabo algo muy ambicioso. En 2005 se plantó en el mencionado SEMA Show, dedicado a las frikadas y al tuning más salvaje. En América lo llaman ‘el mundo de los hot-rod’, los cochazos. Y la marca que eligen las madres para recoger a sus hijos del entrenamiento de fútbol compró una de las mejores entradas para el show.

Aquí tienes el Volvo P90, la pick-up sueca de X-Tomi Design... 

Decir que todo fue cosa del fabricante no es preciso del todo. El T6 Roadster se debe realmente a la ocurrencia de un empleado de Volvo, de nombre Leif Tufvesson, quién construyó su hot-rod ideal durante varios años con piezas de repuesto de la automovilística sueca. Seguro que el distribuidor de la marca cerca de la casa de Tufvesson estaba encantado.

El motor, un 3 litros turbo de seis cilindros en línea, aumentó su potencia hasta los 304 CV y se montó tras el espacio para los pasajeros. Aún con esos enormes neumáticos posteriores, hay que decir que probablemente su comportamiento era muy interesante, especialmente si tenemos en cuenta que el peso total del coche era de sólo 1.100 kilos. Es como un Lotus Exige adelantado a su tiempo… e interpretado por los suecos, claro.

Ver galería

Mientras que el habitáculo del Volvo T6 Roadster parece un poco soso en el contexto general de esta máquina tan estrafalaria (tiene un cambio automático de cinco marchas, no manual), el volante contradecía la lógica normal del fabricante. ¿Te lo imaginas intentando pasar un test de seguridad para los airbag?

Una década más tarde, la marca sigue en forma, manteniéndose cerca de los deportivos alemanes con vehículos relajantes que, además, vienen envueltos en las preciosas formas del Volvo XC90 y del Volvo V90. Merecen la pena, son coches muy sensatos. Así que… ¿es hora de otros cinco minutos de locura, amigos suecos?

Tags

  • Garaje
  • Concept Cars