Todo lo que necesitas saber del nuevo Mazda CX-5 2017

Actualizando, que es gerundio...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Junto a novedades tan interesantes como el Lamborghini Huracán LP580-2 Spyder, el Mercedes-Maybach 650 S Cabriolet, el Aston Martin Vanquish S o el Porsche Panamera Executive, en el Salón de Los Ángeles 2016 los SUV tuvieron espacio para brillar con modelos tan interesantes como el nuevo Mazda CX-5 2017, que ha sido actualizado en aspectos esenciales para seguir ofreciendo a los usuarios una receta que deja un buen sabor de boca. Aquí tienes el resto de novedades del Salón de Los Ángeles 2016.

Descárgate el póster con todas las generaciones del Mazda MX-5

Lanzado al mercado por primera vez en el año 2012, el todocamino japonés fue uno de los pioneros en colocar el disfrute de la conducción como uno de los elementos vertebradores de su diseño, introduciendo la tecnología SKYACTIV junto al nuevo lenguaje de diseño KODO que inspira al resto de modelos de la gama, como el MX-5 -aquí en una comparativa con el Fiat 124 Spider-, el Mazda 6 o el RX-9 que podría llegar a nosotros en el año 2020

En esta actualización de producto el nuevo Mazda CX-5 2017 recibe algunas mejoras a nivel estético con unas líneas aún más afiladas definiendo las formas de su carrocería. Mide 4.550 mm de longitud, 1.840 mm de anchura y 1.680 mm de altura, de manera que el nuevo CX-5 es 10 mm más largo y 35 mm más bajo que su predecesor. Sin embargo, la distancia entre ejes se mantiene en 2.700 mm.

Si le miras de perfil, verás que los pilares B y C ahora son en color negro, los retrovisores han adoptado un nuevo diseño también y  las llantas se encuentran disponibles en diseños de 17 pulgadas (acabados Origin y Evolution) y de 19 pulgadas (aluminio Gun Metallic; acabado Zenith). Un nuevo color, denominado Soul Red Crystal (disponible por 820 euros), se añade a los otros ocho disponibles.

En el interior se han hecho algunos ajustes para mejorar la comodidad del conductor y en general, de sus cinco ocupantes; se ha elevado la consola del suelo y, con ella, la posición de la palanca de cambios (60 mm más alta en la versión automática y 40 mm en la manual) que ahora se encuentra más cerca del volante. 

Hay que destacar también la incorporación del head-up display ajustable de manera automática en función de la posición del conductor (según acabados) y la revisión de los asientos delanteros y traseros, que según la compañía, ofrecen ahora un mayor confort y mejor sujeción. Además, las plazas traseras cuentan ahora con salidas de calefacción y aire acondicionado situadas en la parte trasera de la consola central de climatización. Por cierto, los indecisos lo tendrán complicado para elegir entre los tres tipos de tapicería interior: tela negra, piel negra o piel blanca.

La gama de motores del nuevo Mazda CX-5 se compone de tres unidades: el turbodiésel 2.2 l. SKYACTIV-D y las unidades de gasolina de inyección directa 2.0 l. SKYACTIV-G y 2.5 l. SKYACTIV-G1+ 2.5 (con sistema de desactivación de cilindros). Tanto las variantes con transmisión manual como las automáticas del motor de gasolina 2.0 l. SKYACTIV-G y del turbodiésel 2.2 l. SKYACTIV-D se encuentran disponibles en versión de tracción delantera o con el sistema de tracción total i-ACTIV de última generación de Mazda, con nuevos cojinetes que reducen la fricción en un 30%. 

Por su parte, el motor de gasolina 2.5 l. SKYACTIV-G1+ solo se encuentra disponible con transmisión automática y tracción total i-ACTIV. La precisión en la conducción estará garantizada gracias a un cuidado diseño de todos los elementos que intervienen en el comportamiento dinámico del coche y la incorporación del G-Vectoring Control, un novedoso sistema que mejora la estabilidad del coche ajustando la respuesta de su motor a las órdenes dadas por el conductor al volante. 

Te interesa: Prueba del Mazda CX-5 2017

En el apartado de conectividad, podrás disfrutar del MZD Connect, que integra de manera fluida redes sociales y radio a través de Internet (de serie en toda la gama) y que ofrece una amplia variedad de información sobre el vehículo mediante aplicaciones propias de Mazda. Por ejemplo, estado y medias de actividad del freno regenerativo i-ELOOP y del sistema de corte de ralentí i-stop.

Merece la pena destacar también el sistema de sonido envolvente de alta calidad Bose con 10 altavoces y procesamiento de señal digital Centerpoint 2 (acabado Zenith) y una nueva cámara de visión delantera que amplía las tecnologías i-ACTIVSENSE de ayuda a la conducción.

Los precios del Mazda CX-5 parten de 26.600 euros para el motor de gasolina de 165 CV, tracción delantera y cambio manual. Es, sin duda, uno de los SUV de 2017.

Tags

  • Salón de Los Ángeles 2016
  • Mazda CX-5 2017