Las 9 marcas que no han ido al Salón de Frankfurt y su porqué

No es por ti, es por mí...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
El coche diseñado por Homer Simpson

El mundo cambia a toda velocidad, amigas y amigos, y eso es algo que también afecta -y mucho- a nuestro universo con ruedas. De hecho, esto parecía imposible pero hay 9 marcas no han ido al Salón de Frankfurt 2017. ¿Se está acabando el mundo? No, pero es necesario analizar para qué sirven en realidad los salones del automóvil.  Vale, sé que me vas a decir que en ellos pueden verse multitud de novedades -aquí las del Salón de Frankfurt 2017-, pero... ¿no están para eso ya los concesionarios? 

No creas que es algo nuevo: aquí seis marcas que no estuvieron en el Salón de París 2016

No hay cita mundial relacionada con el automóvil que se precie que no venga cargada de noticias... que, cada vez con mayor frecuencia, hacen referencia a las grandes ausencias del evento. En Frankfurt han sido nueve los fabricantes que no han tenido vehículos expuestos -Fiat, Alfa Romeo, Jeep, Nissan, Infiniti, Peugeot, DS, Mitsubishi y Volvo-... y no me resulta para nada extraño. Y no sólo porque no tengan demasiado que presentar -o de lo que presumir, siendo completamente sinceros- como les ha ocurrido en esta ocasión a DS o Peugeot, por lo que tomaron la decisión central de no asistir, tal y como nos comenta Ángel Abelló, director de Comunicación y Marketing de DS Automobiles.

Para salir de dudas, hemos hablado directamente con los responsables de las marcas en España para conocer de primera mano que motivos han llevado a estas nueve marcas a no estar presentes en el Salón de Frankfurt 2017. David Barrientos, de Nissan España, nos comenta que ellos han apostado por un salón en Europa y este año ha sido Ginebra el elegido, tras una serie de análisis por parte de la marca. ¿Los criterios para tomar la decisión? Visibilidad, retorno, ventas... "Hay fabricantes que encajan mejor en un lugar que en otro", señala.

Algo parecido le ocurre a Volvo, que ya solo se anima a estar presente en una muestra por continente y Frankfurt no ha sido la elegida, y también a Mitsubishi, que ha cambiado su estrategia. Realmente, no es de extrañar que esto esté ocurriendo pues acudir a este tipo de eventos supone muchos recursos y estos cada vez son más limitados... 

 

 

¿Sabes cuánto le cuesta a una marca estar presente en un salón del automóvil? No sé a cuanto asciende el coste final de la fiesta, pero sí puedo hacerme una idea: al alquiler del espacio como tal dentro del pabellón correspondiente -que ya debe suponer una leña curiosa- hay que sumar todo el gasto logístico que ello conlleva, la contratación de personal para atender el evento, la publicidad, los catálogos, los regalos... ¿has empezado a marearte ya? Es normal. Y eso que no sabemos el precio real de todo. 

Sí, a todos los petrolhead nos encanta poder dar un paseo por un pabellón en el que a cada metro recorrido podemos admirar maravillas como el BMW M5 2017 o... ¿el Honda Jazz 2017? Pero lo cierto es que el impacto en las ventas de los distintos fabricantes no es tan grande como antaño y, gracias a la llegada de Internet y de los maravillosos medios de comunicación como TopGear.es -¡spam!- obtener todas las imágenes e información relativas al cepo de tus sueños es tan fácil y rápido como hacer un par de ‘clicks’ en el lugar adecuado. 

Pero no creo que ese sea la única causa del problema. En realidad los salones del automóvil también favorecen la competencia... y eso, a según qué firmas, tampoco les gusta demasiado. ¿Cuántas novedades se estrenan directamente en un evento así? Muy pocas. Y si no, fíjate en el Porsche Cayenne 2018: todo el mundo daba por hecho que su presentación oficial tendría lugar en la cita alemana de septiembre. Y hace pocos días la propia marca de Stuttgart nos hizo saber que su debut internacional se producirá el día 29 de agosto, unas dos semanas antes del salón alemán. 

 

VÍDEO: así se prepara el Porsche Cayenne 2018 para su debut oficial

 

Por eso veo totalmente normal que el interés de las principales firmas en este tipo de reuniones esté en clara decadencia... y les lanzo una idea alumbrada por mi compañera Noemí Alonso: ¿por qué no dejar de gastar ingentes cantidades de pasta en actos así para empezar a lanzar al mercado los concept cars -aquí tienes los mejores de BMW- con los que todos hemos soñado alguna vez? Y no es una pregunta. Es una exigencia.

 

Lecturas recomendadas