Vídeo: un campeón del drifting la monta en una exposición de cristalería

Así se promociona la precisión de un coche.

A lo mejor no te habías planteado que estos coches japoneses, considerados de lujo, podían ponerse a hacer algo tan ‘macarra’ como…. derrapar. Pero la marca tiene clase hasta para eso, así que este drifting de Lexus no se parece a nada que hayas visto. Es pura armonía.

Éste es el primer Lexus LC500 tuneado y mola. ¡Mucho!

Como recuerdan nuestros amigos de Carbuzz, cuando se lanzó el LS400, el fabricante colocó unas copas de vino en su capó para demostrar las cualidades de su vehículo. Siguiendo con esa temática, el Lexus LFA destrozó otras copas con su estela. Y ahora, para presumir de la precisión y la actuación de sus modelos más lujosos, ha dado una vuelta de tuerca a esa idea, aunque manteniendo el cristal por aquí y por allá… e incluyendo derrapes, muchos derrapes.

La compañía nipona ha contado con la ayuda del campeón de Drift Rhys Millen, que está al volante de un GS F, un RC F y un LC 500. Y el vídeo que tienes sobre estas líneas no aportaría nada de particular, sería un vídeo de drift más… si no se hubiera rodado en una exposición de piezas de cristal de Baccarat. Los vehículos evitan por milímetros las estanterías con estas esculturas artesanales, haciendo que se te encoja el corazón. De hecho, parece imposible que un entorno tan delicado, tan puro, provoque más estrés que una película de Stallone. Nos preguntamos cuántos jarrones murieron en el intento…

Lecturas recomendadas