Vídeo: el chulito del Mustang que casi la lía parda

A los Ford Mustang les encanta deslizarse.

Un Ford Mustang parece especialmente creado para deslizarse. En el imaginario colectivo está la visión de estos muscle cars patinando de costado con elegancia y un punto agresivo, algo rebelde. Mientras rugen. Mucho. Y evidentemente, al comprarse uno, lo primero en lo que piensa el propietario (sobre todo, si es un poco macarra) es en realizar donuts, quemar rueda, dar rienda suelta a lo que le piden sus sentidos.

El secreto que esconde este Ford Mustang de Lego.

Y pasa lo que pasa: el Ford Mustang responde y hace lo que suele hacer cuando cae en manos no tan expertas como su dueño piensa. Así que después de completar un trompo y dirigirse hacia una multitud que, afortunadamente, sabe cómo escapar de un coche que viene hacia ellos, como cuentan nuestros amigos de jalopnik.com, su conductor sale del vehículo y saluda para dar a entender a su público que está bien… o quizá para identificarse como ESE tío. El guay que casi la lía parda.

La descripción de YouTube dice que esto ha ocurrido en Houston. Nadie parece resultar herido… excepto, quizá, la dignidad de quien estaba al volante del Mustang. A quien podemos pedir, por cierto, que haga honor al nombre y la historia que guarda el modelo y se abstenga de situaciones que no sabe manejar. O que siga practicando hasta que lo consiga… Pero sin poner en peligro a nadie. 

 

Ver galería

Tags

  • Ford Mustang