El Aspark Owl quiere ser el coche eléctrico más rápido del mundo

De 0 a 100 en menos de 2 segundos.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Como sabrás si has echado un vistazo a nuestro especial del Salón de Frankfurt 2017 (si no lo has hecho, no sabemos a qué estás esperando), este año llega un invitado muy especial, ya que se presenta el Mercedes-AMG Project One, un hiperdeportivo con motor de F1 que reescribirá las capacidades de los vehículos de producción, como recuerdan en Carbuzz. Y los creadores del Aspark Owl quieren lo mismo para su coche eléctrico, que lleva en desarrollo desde 2014 y que también debuta en la muestra germana. Hablar es gratis, desde luego. Pero si cumplen sus objetivos... Agárrense los machos, señores fabricantes.

Aún no se conoce nada sobre sus prestaciones, pero se sabe que son ambiciosas: quiere pasar de 0 a 100 km/h en menos de 2 segundos, lo que lo convertiría en el automóvil con la aceleración más rápida del mundo. Más que la del Dodge Challenger SRT Demon, que ya tiene el récord del coche de producción más rápido, con 2,3 segundos para llegar a los 100 km/h desde parado. Los propulsores eléctricos del Owl, con todo el par disponible desde el primer momento, y unas formas que cortarán el viento hacen muy posible que su meta no sea sólo palabrería...

El Aspark Owl mide un metro de altura y cuenta con una carrocería de fibra de carbono -cubierta de una capa plateada para el Salón de Frankfurt- y llantas de magnesio, con el fin de ser lo más ligero posible. Las imágenes (tanto las de la galería como las que hay bajo estas líneas) dejan ver un alerón delantero prominente, uno trasero masivo, tomas de aire laterales y puertas tipo alas de gaviota. Los espejos retrovisores exteriores y los asientos convencionales sugieren que podría estar destinado a la carretera, pero toda esa aerodinámica hace que parezca exclusivamente orientado a los circuitos. Esperemos verlo en ambos escenarios.

Lecturas recomendadas