Los radares móviles en coches privados conducidos por nosotros podrían llegar a España

Francia podría implementar los radares privados muy pronto y ya sabes, cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.

Radar móvil DGT

La privatización de los radares es la nueva medida polémica que ya se está probando en Francia y que podría llegar muy pronto a nuestro país. ¿En qué consistiría esta medida? ¿Cómo nos afectaría? ¿Podremos pasar nuestro tiempo libre multando a nuestros semejantes y, de esa manera, sacarnos un sueldo extra? ¿Aumentará tanto la recaudación? Son muchas las preguntas que se nos vienen a la cabeza, pero el objetivo principal es siempre lo mismo: convertir nuestras carreteras en una jungla repleta de trampas.

No te lo pierdas: 120 euros de multa por calentar el coche. En serio.

Sí amigos, en Francia actualmente existe una flota de 400 vehículos con radar incorporado pero hay un problema importante: no hay suficientes agentes para poder estar multando constantemente y, de esa manera, mejorar la seguridad de todos recaudar mucho más dinero para las arcas públicas. Sin lugar a dudas, que personas o empresas privadas puedan gestionar de una manera empresarial la recaudación mediante radares privados parece la solución más rentable para el gobierno, pero más terrible para todos los conductores.

 

Radares móviles privados en España

Y es que, si esta medida se aprobase en España, los 275 radares móviles actuales estarían multando prácticamente todos los días, a todas las horas: las carreteras se convertirían en un campo de tiro donde los conductores no podrían saltarse los límites impuestos pese a que por coche o por tipo de carretera, no existiese ningún riesgo para la seguridad del resto de conductores. No voy a entrar en la discusión de si subir o no subir la velocidad máxima en las carreteras españolas, pero que nadie se confunda: de aprobarse esta medida, la caza de brujas sería absolutamente temible para nuestro bolsillo: los coches más rápidos dejarían de tener sentido, ¿o no?

 

 

Las ventajas de los radares móviles privados son muchas, para el gobierno: serán indetectables y el cinemómetro estará perfectamente camuflado en la carrocería del coche. Además, podrán multar en movimiento, por lo que simplemente estarán todo el día circulando por nuestras carreteras: en tramos peligrosos y en tramos donde no existe ningún peligro. Las rutas más rentables serán instaladas en el navegador por un miembro de la administración pública, para mejorar la rentabilidad. ¡No hay que olvidar que se tendrá que pagar a una persona para que esté todo el día multando, exclusivamente! ¿Y quién lo va a pagar? Tú, salvo que tengas un coche para evitar multas.

Con esta medida, las multas por velocidad podrían aumentar en más del doble y en lugar de estar pendiente de la carretera, tendrías que estar más pendiente de vigilar a quién adelantas y cómo lo adelantas: ¿mejora o perjudica la seguridad de los conductores? Eso ya lo dejo para que saquéis vuestras propias conclusiones. Si los planes se cumplen, Francia podría empezar a utilizar esta medida a partir del próximo mes de septiembre y te aseguro que la DGT ya lo está considerando muy seriamente. ¿Sabes lo mejor? Que encima lo plantearán como una gran medida que generará puestos de trabajos. Manda h****s.

Tags

  • DGT