Los coches de Freddie Mercury

Se cumplen 25 años de la muerte de Freddie Mercury. Y en Top Gear queremos recordarle a través de los cochazos que disfrutó en vida, entre ellos un Rolls-Royce.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ver galería

Hoy se cumplen 25 años de la muerte de Freddie Mercury, lider del grupo musical Queen. Y en Top Gear queremos recordar su figura repasando los vehículos que poseyó. Entre los maravillosos coches de Freddie Mercury estaba un espectacular Rolls-Royce del 74, la joya de la corona de su garaje. También disfrutó de otros automóviles que hemos rescatado del olvido. Por cierto, Elvis Presley fue una de las primeras estrellas del rock en coleccionar vehículos de lujo.

Una estrella sin carnet de conducir

Mercury, un mito de la música con 200 millones de discos vendidos, estaba forrado de pasta. Vivía en el barrio londinense de Kensington, donde Bernie Ecclestone también tiene una de sus propiedades. Y claro, no iba a salir de su casoplón para ir al curro en un utilitario, ¿verdad? ¿Qué habrían pensado sus fans de él? Pues que era un matao. 

Por eso mismo, y porque era de morrito fino, sus coches estuvieron a la altura de su fama. Por cierto, no te creas que ha sido fácil localizarlos, puesto que el astro de Zanzíbar era muy celoso de su intimidad. ¿Qué no lo sabías? Pues sí, el gran e irrepetible cantante nació en ese paradisíaco archipiélago del Océano Índico. Otra curiosidad, su nombre original era Farrokh Bulsara.

Y hablando de anécdotas, los coches de Freddie Mercury no fueron jamás conducidos por su propietario, porque ¡no tenía carnet de conducir! Pero tranquilo, contaba con 3 chóferes que estaban a su servicio las 24 horas del día. De esta forma, si le surgía la inspiración en medio de un atasco, podía ponerse a escribir las letras sentado tranquilamente en la parte de atrás de sus impresionantes automóviles.

Aunque no era un gran apasionado de los vehículos, les dedicó el tema I´m in love of a car. Este single estaba incluido como cara B del sencillo Bohemian rhapsody de 1975. Fue compuesto por Roger Taylor, batería de Queen.

El Rolls de una estrella del rock

El intérprete de We are the champions buscaba en un automóvil exclusividad, calidad, lujo, espacio y confort. Y esas virtudes las encontró en un Rolls-Royce Silver Shadow de 1974, uno de los coches de Freddie Mercury más espectaculares. Adquirió esta maravilla rodante en 1979 a través de una empresa y  le acompañó hasta los últimos días de su vida. Dicho modelo fue de los primeros de la marca con un chasis monocasco, frenos de disco y suspensión trasera independiente. Estaba equipado con un motor 6.75 V8 de 189 caballos de potencia. 

Mercedes 420 SEL: El favorito de Freddie

Entre los coches de Freddie Mercury destaca le que según muchos fue su favorito: un Mercedes Benz 420 SEL. Su espacio interior parecía una plaza de toros.

Casi para el final, te hemos dejado una pieza de museo: el Studebaker del 50 con el que se fotografió.  

Continuando con los coches de Freddie Mercury más exclusivos, te presentamos un Range Rover Convertible con dos puertas del 81 que pasó por sus manos. Freddie lo adquirió a través de Spinney Music, una empresa que compartía con el manager de la banda, Jim Beech. La encargada de la espectacular transformación de la carrocería fue Monte Verdes, una compañía radicada en Suiza. ¡Qué pasada! El dueño anterior había sido Roger Taylor. 

Lotus Evora S Freddie Mercury Edition

Para los que sois muy frikies de los coches de Freddie Mercury, os hemos reservado una sorpresa: el Lotus Evora S Freddie Mercury Edition. El fabricante británico aprovechó el 65 cumpleaños del artista para rendirle homenaje comercial. Y lo hizo con motivos muy altruistas: subastar el automóvil y donar lo recaudado a una ONG dedicada a investigar sobre la enfermedad que se llevó a la leyenda del rock.

Los colores del vehículo evocaban la vestimenta que el cantante lució en el mítico concierto en el estadio de Wembley en 1986. Aquel día vestía una cazadora amarilla y unos pantalones blancos en cuyos extremos exteriores aparecían unas franjas verticales con los colores rojo y amarillo, muy similares a los de la bandera española. Con estas pistas, ya te puedes imaginar la estética del deportivo.

En definitiva, los vehículos fueron un reflejo de la personalidad del astro.

Gracias a la magia de Mercury en todos los coches del mundo siguen sonando himnos universales como We are the Champios, We will Rock you o Another one bites the dust porque el show debe continuar

No te olvidamos, Freddie.

Ver galería

Tags

  • coches premium