Coco y Roscoe Hamilton: las estrellas caninas de la F1

Coco y Roscoe son los perros de Lewis Hamilton. Y tienen casi tantos admiradores como su dueño. No es extraño verles por el paddock atendiendo a sus fans.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ver galería

Quizás si no eres un friki de la F1 como nosotros, los nombres de Coco y Roscoe te sonarán a chino. Pero si te decimos que son los perros de Lewis Hamilton, puede que la cosa cambie. A ver, somos conscientes de que son aparentemente unas simples mascotas. Sin embargo, se han ganado un post por méritos propios. Por cierto, es habitual verlos disfrutar de los cochazos de Lewis Hamilton

No vamos a caer en el tópico de decirte que son una parejita de Bulldog muy majetes, bla,bla,bla. No. Sus virtudes son otras. Porque Coco y Roscoe son los únicos canes que disponen de una autorización especial para acceder a todos los circuitos del mundial. Sí, sí, has leído bien.

Las simpáticas mascotas cuentan con unos carnés -foto incluida- que  permiten su acceso al paddock, algo totalmente prohibido por el Gran Circo. ¿Y sabes quién les ha concedido dicha credencial? El mismísimo Bernie Ecclestone, ese señor que tiene una pinta de gustarle los animales tanto como a nosotros los lunes. Pues, ahí los tienes, Coco y Roscoe han conseguido lo que ningún otro de su especie en la historia de la F1. 

Roscoe es un gran piloto

Por todo ello, es relativamente habitual encontrarse a los perros de Hamilton acompañando a su amo por los autódromos. Y es que no hay mejor manera para recibir el cariño de los tuyos, que teniéndolos cerca.
Hamilton, que tras ganar en Austin ya es el segundo piloto con más victorias de la F1, suele viajar con Coco y Roscoe a todos los rincones del planeta.  

Precisamente, los consejos de Coco y Roscoe podrían estar detrás de los últimos triunfos de Lewis en USA y México. De hecho, los perros de Hamilton se han subido más de una vez en el W07 de su jefe, quizás tratando de mejorar el sistema de salida del Mercedes que tanto le preocupa a su colega humano.

Por último, te contamos que la fama de los perros de Hamilton es comparable a la de su dueño. Por eso mismo, tienen cuentas en las redes sociales y una legión de seguidores. Y como los animales suelen parecerse a las mascotas, a ellos también les mola eso del lujo, el postureo y la buena vida. De hecho, puedes verlos fardando de jet privado o de amigas de lo más fashion. Cosas de millonarios.

Ver galería
Ver galería

 

Ver galería

Tags

  • Pilotos F1