Vídeo: ¿Qué hace este cincuentón bajando a 227 km/h con una bici por una montaña nevada?

Hay veces que para escapar de los suegros, el jefe o Hacienda no hay más remedio que coger la bici en la nieve. Mira, mira.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Èric Barone bate el récord de velocidad en  bici de montaña

A pesar de ser ya casi un abuelo, la gesta de este ciclista es de flipar. Porque lanzarse por una ladera nevada y batir el récord de velocidad en bicicleta de montaña a 227,7 km/h tiene su aquel. Pues eso mismo es lo que ha logrado el pasado 18 de marzo Éric Barone, un ciclista madurito en Vars ( Alpes Franceses).

El sujeto en cuestión, un deportista extremo de 56 castañas y con gran experiencia en el arte de hacer el cabra sobre dos ruedas, se lanzó a las 7.40 de la mañana por una pendiente terrible. Con esta temeraria acción, buscaba superar la anterior marca de la especialidad, establecida por él mismo en 223,3 km/h en 2015. Y vaya que si lo consiguió.

Como te podrás imaginar, además de contar con una bici de montaña -nunca mejor dicho- preparada para la ocasión, vestía un mono rojo que ofrecía la menor resistencia posible al aire.

Desde luego que a la hora de huir del jefe, los suegros, el cuñado pesado o Hacienda, al Barón Rojo del manillar (Éric Barone) no hay quien le pille. Pero que tampoco saque tanto pecho por su gesta, ya que hemos comprobado que la pista por donde transitó estaba bastante lisita.

 

 

Por cierto, después de esta machada, y tras darse cuenta de que su vehículo no cuenta ni con ABS ni con airbags laterales, ha pensado que es el momento de retirarse. No obstante, puede dormir tranquilo, porque después de esta (nueva) hazaña, dudamos mucho de que haya algún competidor más temerario que él. y que trate de romper su récord de velocidad en bicicleta de montaña.

En esto de ir a toda pastilla sobre dos ruedas, solo Fred RompelbergBruce Bursford marcaron registros superiores, aunque en otras disciplinas. El primero alcanzó los 268 km/h al situarse detrás de un monoplaza y coger su rebufo (aspiración); y el segundo pilló 334,6 km/h en una bici estática emplazada sobre unos rodillos. Pero nada comparable con la proeza del gran Éric Barone.

No te pierdas el vídeo porque viéndole descender a todo trapo y con su cuerpo como único elemento de seguridad, se te ponen los pelos como escarpias. Muchas felicidades a Monsieur Barone.

Lecturas recomendadas