Bell & Ross BR 03-94 AeroGT Orange: una necesidad más a tu lista

¿Lo quieres? Lo tienes. Bueno, no es tan fácil...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Sé que te gustan los relojes buenos. Y los caros, porque nadie da duros a cuatro pesetas. Aquí tienes el Bell & Ross BR 03-94 AeroGT Orange, la nueva creación de la firma francesa autora de otras maravillas para medir el tiempo como el BR RS17 -inspirado en la escudería Renault F1 Team- o el BR01 Burning Skull. Que no mola tanto, pero es igual de exclusivo. 

¿Te gustan los Porsche? Aquí tienes el Singer Track 1: cómpralo

Hoy he venido a hablarte de uno de los mejores candidatos para reemplazar de una vez por todas el Casio de toda la vida que te regalaron en tu primera comunión y que sigues luciendo orgulloso u orgullosa en tu muñeca a pesar de que tiene más heridas de guerra que un Panzer de la Segunda Guerra Mundial: la pieza se llama BR 03-94 AeroGT y está inspirada en los vehículos de altas prestaciones más exquisitos del mundo. Sí, también se han fijado en sus precios al crearlo, me temo. 

Dotado de un calibre de movimiento automático BR.CAL.319, este espectacular reloj enjaulado en una caja de acero de 42 milímetros y protegido por un cristal de zafiro alberga dentro de su esfera toda la información que necesitas para poder presumir de tener bastantes billetes: su logotipo. Además, también podrás ver la hora con una claridad pasmosa incluso en condiciones de poca luz gracias a sus indicadores con Superluminova y así consultar los datos que te ofrecerán su esfera principal o cualquiera de sus otras tres subesferas, que miden las horas, los minutos y los segundos a modo de cronógrafo. 

Lo quieres, ¿verdad? El Bell & Ross BR 03-94 AeroGT Orange fue presentado durante el pasado Baselworld -algo así como el Salón de Ginebra 2017 para los relojeros- y su producción estará limitada a 500 exclusivas piezas. Con un precio unitario de 7.900 euros. ¿Te parece demasiado dinero? Probablemente haya bofetadas para hacerse con una... si es que no están todas vendidas ya. Qué bueno es tener dinero. Imagino, vaya.

Tags

  • Relojes
  • Bell & Ross

Lecturas recomendadas