¿Esta sentencia terminará con la copia de coches en China?

Parece que se ponen serios con la propiedad intelectual. ¡Ya era hora!

logo BMW BMN copia china

Todavía no se pueden echar las campanas al vuelo, pero es un paso importante: la Corte de Propiedad Intelectual de Shanghai está obligando a un grupo local a pagar una multa de 3 millones de Yuanes (420.000 euros) a BMW por copiar de manera descarada su marca y sus productos. Como bien sabes las copias de coches en China están a la orden del día y muchas son las marcas afectadas por esta costumbre local.

No te lo pierdas: la marca Saab desaparece. Ahora los chinos usarán NEVS

Pero esto podría cambiar. Esta multa por infringir la propiedad intelectual es importante pero todavía lo es más la jurisprudencia que puede crear. Si las autoridades de propiedad intelectual en China se ponen duras, muchas podrían ser las consecuencias para las marcas locales, aunque mucho me sorprendería que los propios chinos se fastidiasen entre ellos a favor de una marca extranjera. ¿No te parece?

El caso protagonista en esta sanción es de traca. En 2008, el empresario Zhou Leqin registró la marca ‘BMN’, que viene siendo una copia de BMW: incluso el logo era idéntico. La marca BMN fue explotada comercialmente por otra marca, Chuangjia, que la utilizó en numerosos productos de moda, especialmente ropa, calzado y bolsos.

 

 

Desde 2009 esta marca vendió ‘ampliamente’ estos productos con una gran aceptación por parte del público, una aceptación que, según el juez de la Corte de Propiedad Intelectual de Shanghai considera que es debida a la buena imagen y al poder de la marca BMW, a la que han copiado. 

Como te decía, la multa económica puede no ser tan importante, al menos no tanto como la repercusión que puede tener en otras decisión de este tipo: Jaguar Land Rover, por ejemplo, está en disputas judiciales con el fabricante chino Jiangling por su ya archiconocido Land Wind X7, una copia descarada del Range Rover Evoque. ¿Es el fin de las copias chinas? Sigo sin verlo claro, ojalá me equivoque.

Lecturas recomendadas