Jaguar XF Sportbrake 2017: ¡el más familiar llega con 300 CV!

Ya está aquí el nuevo felino… ¡y tiene sitio para todos!

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

El Jaguar XF Sportbrake 2017 entra de golpe en el segmento de los familiares premium y lo hace con un nuevo diseño, cuatro motores diésel y un gasolina y avanzada tecnología. ¿Vamos primero con su aspecto? El nuevo XF Sportbrake muestra los rasgos característicos de la berlina en el frontal, con faros full-LED. El techo monta barras de carga capaces de soportar hasta 100 kg y remata con un alerón trasero con luz de freno sí, también LED.

No te pierdas: Jaguar XF, diésel y 4x4 juntos (pero no revueltos)

Respecto a sus dimensiones, el Jaguar XF Sportbrake 2017 cuenta con una longitud de 4,95 metros, por lo que es 6 mm más corto que su predecesor, pero la distancia entre ejes ha crecido 51 mm hasta los 2,96 metros; de esto se beneficiarán los pasajeros de las plazas traseros pues el espacio para las piernas es mayor, así como el espacio de carga.

Todos los coches de 2017: ¡no te pierdas las novedades de este año!

Hasta 565 litros de equipaje y 1.700 litros con los asientos traseros abatidos y el portón trasero de una sola pieza, con control gestual al pasar el pie por debajo del vehículo, ofrece una anchura máxima para carga de 1.061 mm. En la zaga del XF Sportbrake encontramos de nuevo luces LED envolventes.

Respecto al color, podrás elegir entre dos tonos sólidos, blanco Fuji y negro Narvik, además de ocho tonos metalizados: blanco Yulong, negro Santorini, Indus plata, gris Corris, azul Loire, rojo Firenze, rojo Rossello y azul Caesium. También se ofrecen dos opciones de pintura Premium: gris Carpathian y plata Silicon. Un último tono, el negro Farallon, sólo está disponible en las versiones First Edition.

¿Pasamos ahora al interior del habitáculo? Dentro del Jaguar XF Sportbrake 2017 destaca un cuadro TFT de 12,3 pulgadas, una pantalla táctil central de 10 pulgadas, iluminación ambiental personalizable con 10 colores, asientos con ajuste de 20 posiciones y reposacabezas motorizados. 

Por cierto, los asientos traseros abatibles con configuración 40:20:40 permiten transportar a dos pasajeros junto a objetos largos como esquís si se hace uso de la sección central de paso de carga. Incluye además sistema de ionización del aire, que sirve para eliminar los agentes contaminantes que puedan entrar al vehículo, puertas de cierre suave y un completo sistema de asistencia al conductor que analiza acciones para detectar signos de somnolencia e indicar que debe tomar un descanso, entre otras tecnologías.

Estos son los motores del Jaguar XF Sportbrake 2017

Está disponible con cuatro motores diésel y un gasolina. En el primer apartado encontramos un 2.0 con 163 CV, transmisión manual y automática y propulsión trasera, un 2.0 con 180 CV, transmisión automática, propulsión trasera y tracción a las cuatro ruedas, un 2.0 con 240 CV con transmisión automática y tracción a las cuatro ruedas y como tope de gama, figura un V6 de 3.0 litros con 300 CV, cambio automático y propulsión trasera.

En el apartado de gasolina figura un 2.0 con 250 CV, cambio automático y propulsión trasera. ¡Nosotros ya hemos probado los motores Ingenium de Jaguar! Por cierto... Yo no me lo perdería.

¿Cómo se comporta?

Hablemos primero de la tecnología Tow Assist, que viene de serie en todos los modelos y ayuda a evitar la oscilación del remolque. El Jaguar XF Sportbrake 2017 tiene una capacidad de remolque que va desde los 1.900 kg con el motor de gasolina de 250 CV y hasta los 2.000 kg en el resto de versiones. 

Por otro lado, Jaguar ha configurado la suspensión para que el XF Sportbrake sea un coche cómodo de conducir en el día a día. De esta manera y gracias a su arquitectura, en la que predomina el aluminio, la marca asegura un buen dinamismo, similar al de la berlina deportiva.

El sistema opcional Configurable Dynamics de Jaguar permite al conductor ajustar la dirección, la transmisión y el acelerador. Con el Adaptive Dynamics, el cliente también puede ajustar la configuración de la suspensión para conseguir una experiencia de conducción personalizada y gracias al Driveline Dynamics (IDD), se trabaja para reducir al mínimo el subviraje.
Si el software detecta superficies con baja fricción a través de diferentes sensores, anticipa el inicio del grito de la rueda y redistribuye el par, por lo que la tracción máxima se mantiene y se evita que el Dynamic Stability Control (DSC).

¿Veremos en un futuro un Jaguar XF Sportbrake con tratamiento SVR para plantar cara al Audi RS6? No es descartable, de hecho, el anterior Jaguar XFR-S ya lo intentó, aunque me parece que las cifras de ventas no fueron muy importantes. No obstante es una versión de imagen de marca que siempre puede resultar interesante. 

Así que ya sabes, si estás buscando un familiar premium con una imagen exclusiva, lujo clásico y motores modernos, quizás debas esperar hasta la llegada del Jaguar XF Sportbrake 2017, ¡tiene muy buena pinta!

Lecturas recomendadas