10 consejos para que tu primera tanda en circuito no sea una pesadilla

Respeta tu coche, respeta al resto de conductores y, sobretodo, respeta tu vida.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Ver galería

Estos consejos para entrar en un circuito por primera vez deben ser tenidos en cuenta si quieres que tu primera tanda en un circuito sea tan agradable y divertida como la imaginas en tu cabeza. Debes ser consciente que el coche va a sufrir, pero eso no significa que pueda tener consecuencias negativas, siempre que seas consciente de lo que significa meter el coche en circuito y de minimizar los riesgos. Por cierto, aquí tienes los mejores coches para usar en una tanda en circuito

En este artículo no te voy a enseñar a conducir, así que no esperes lecciones sobre cómo acelerar, frenar o girar, eso ya lo trataremos otro día, hoy te voy a contar los consejos básicos para que tu primera tanda en circuito termine de la misma manera que empezó: con el coche sano y salvo de vuelta a casa y tú con la mayor de las sonrisas.

 

Revisa el coche

A fondo, como si te enfrentases a una de esas ITV con mala leche. Debes revisar el nivel del aceite de motor, rellenándolo ligeramente por encima de la media. Debes asegurarte que el filtro de aceite no esté obstruido, así como el filtro del aire. También deberás comprobar amortiguadores, escape y otros elementos que pueden sufrir en el circuito. También debes recordar llenar a tope el depósito de combustible, aquí el modo ‘eco’ no tiene cabida.

 

Especialmente los frenos

Los frenos seguramente sean las piezas que más vayan a sufrir en una tanda en circuito, por eso, debes ser muy preciso revisando el buen estado tanto de las pastillas como de los discos, también debes comprobar el nivel del líquido de frenos. Si vas a participar regularmente en tandas, yo te recomiendo que los frenos sean protagonistas cuando decidas invertir dinero en un coche

 

Neumáticos en buen estado

¡Qué locura! Estos son los neumáticos más caros del mundo

Parece lógica pura, pero no todo el mundo termina de tenerlo claro. Más de una vez he escuchado algo en plan: bueno, como ya las tengo casi gastadas, las meto en circuito y así termino de quemarlas. Error. Los neumáticos deben estar en perfecto estado y sí, probablemente los vayas a destrozar, pero es el precio que tiene participar en tandas: el asfalto del circuito suele ser más abrasivo de lo normal, por lo que si entras con unos neumáticos gastados, puedes que termines empotrado contra algún muro, algo mucho peor que gastarse unos euros en renovar los neumáticos. También debes ir comprobando la presión, ya que con el calor provocado por la abrasión esta puede aumentar. Te recomiendo que entres al circuito con una presión algo inferior al máximo recomendado y durante la primera parada en boxes, compruebes cuánto ha aumentado la presión y ajustes en función de ese dato. De esa manera evitarás desgastes irregulares y una pisada óptima.

 

Ver galería

 

Conoce el circuito y sus normas

Es importantísimo conocer las reglas del juego una vez que estás dentro del circuito. El significado de las banderas, de las indicaciones de los comisarios, todo lo necesario para respetar al resto de participantes que tienen mucha más experiencia. Es también muy recomendable conocer el circuito de antemano, conocer sus curvas más temidas, putos de frenada, trucos que otros pilotos más experimentados te pueden aportar. No hagas oídos sordos, suelen ser consejos útiles.

 

No te creas Fitipaldi antes de tiempo

Generalmente, la gente no sabe conducir en circuito la primera vez que participan en unas tandas. Por mucho que te creas el Ayrton Senna del barrio, debes ser respetuoso tanto con el circuito como con el resto de participantes. Haz las primeras vueltas a un ritmo tranquilo, siéntete cómodo en el circuito, intenta memorizar los puntos más sensibles y una vez que sientas que tanto el coche como tus manos responden adecuadamente, empieza a aumentar el ritmo poco a poco. La primera vez no hace falta que consigas la pole.

 

Elige el casco adecuado

Parece una tontería, pero estos pequeños consejos son los que pueden hacer que tu primera vez en circuito sea más o menor agradable. Elige un casco que te resulte cómodo, evita por favor los cascos de moto o semejantes. Entrar en un circuito supone correr más de lo normal y cualquier fallo mecánico o error humano puede provocar un grave accidente, así que la seguridad es lo primero. No lo olvides.

 

Elige la ropa adecuada

Debes ir lo más cómodo posible, preferiblemente con ropa cómoda y que se ajuste bien a tu cuerpo. Lo ideal es llevar un mono de competición, no son tan caros y pueden resultar muy cómodos. También es fundamental elegir un calzado adecuado, con base de goma que optimice el agarre en el contacto con los pedales, cómodo y estrecho, que envuelva tu pie como un guante y que ofrezca la máxima precisión. ¡Ah! Y no te olvides de los guantes, fun-da-men-ta-les.

 

Ver galería

 

Utiliza los retrovisores

La primera vez que entras en una tanda en circuito te sientes el rey del mambo, como si estuvieses en medio de una partida del GTA V, sin normales, sin ley. Pero jamás debes olvidar que estás rodeado de mucha gente y que hay pilotos con muchas manos y capaces de ir realmente rápido, por lo que más que nunca, revisa los retrovisores, deja pasar a los que vayan más deprisa que tú y no sufras por llegar el último, es tu primera vez.

 

Olvídate del freno de mano entre tandas

Un error común, nefasto y que muchas veces hacemos casi sin querer: poner el freno de mano cuando terminamos una tanda. ¿Qué provoca esto? Los frenos alcanzan una gran temperatura durante nuestra aventura en el circuito, por lo que si pones el freno de mano, corres el riesgo de que las pastilla de freno se puedan pegar a los discos. Grábalo a fuego en tu cabeza, ya que es un error que, como te decía al comienzo, puede ser casi, casi inconsciente.

 

Deja respirar al coche y revisa que todo siga en su sitio

Una vez terminadas las tandas, recuerda que se debe dar una vuelta extra al circuito para refrigerar el motor y los frenos, circula despacio para que todo se vuelva a poner en su sitio. Una vez parados en boxes, deja el motor un par de minutos al ralentí, especialmente si tienes un motor sobrealimentado. Una vez hecho esto, vuelve a comprobar niveles, frenos y neumáticos, es fundamental repasar que todo está en su sitio antes de emprender el viaje de vuelta a casa, muchas veces a una distancia considerable del circuito. 

Si sigues todos estos consejos, podrás disfrutar de tu primera tanda en circuito sin sufrir. No obstante, no esperes que la primera vez sea tu mejor experiencia en la pista, generalmente las primeras veces nunca son las mejores. No lo olvides y no dejes que el ansia por correr pueda hacer que termines con el coche en el desguace.

Tags

  • Circuito
  • Consejos
  • Tandas en circuito