Los 15 fórmula 1 de Fernando Alonso

Aunque no lo recuerdes, desde el Minardi hasta el actual McLaren 15 han sido los fórmula 1 de Fernando Alonso a lo largo de su carrera. Aquí los tienes todos juntitos.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Los fórmula 1 de Fernando Alonso constituyen una parte fundamental en su exitosa trayectoria en el gran circo. Con ellos ha conseguido adelantamientos increíbles, remontadas épicassalidas mágicas y, sobre todo, proclamarse campeón del mundo en 2005 y 2006.

Desde su debut en 2001 hasta hoy ha pilotado un total de 15 bólidos, pertenecientes a cuatro escuderías: Minardi, Renault, McLaren y Ferrari. Vamos a recordar uno a uno todos los f1 de Fernando Alonso. Por cierto, si te interesan más sus vehículos de calle, aquí tienes también los otros coches de Fernando Alonso

Evidentemente, comenzamos nuestro repaso de los fórmula 1 de Fernando Alonso con el Minardi PS01. Con él se estrenó en la categoría reina en el GP de Australia de 2001. El PS01, a pesar de ser el peor buga de la parrilla, fue una herramienta perfecta para que el asturiano diera sus primeros pasos en la elite. Su mejor resultado lo obtuvo en el GP de Alemania 2001, donde quedó décimo. 

Tras convertirse en probador de Renault en 2002, en la temporada siguiente consiguió un asiento oficial en el equipo francés. A los mandos del R23 sumó en el GP de Malasia su primera pole y primer podio. Cinco meses más tarde, en el GP de Hungría, inauguró su casillero de victorias. 

En 2004, el f1 de Fernando Alonso fue el R24. Con él no obtuvo ninguna victoria, pero visitó el cajón en 4 ocasiones. Sin embargo, su consistencia, pilotaje y puntuación seguían creciendo. El R24 fue el embrión de lo que estaba por llegar.

El R25 de 2005 era un bólido muy completo y veloz que se adaptaba perfectamente al estilo de conducción de Fernando. Las 7 victorias y las 6 poles le convirtieron en Campeón del Mundo. El título tuvo especial mérito porque lo consiguió frente a todo un heptacampeón -Michael Schumacher-. El alemán venía de arrasar durante 5 años seguidos con Ferrari. Por motivos claros, éste es sin duda uno de los fórmula 1 de Fernando Alonso más importantes de su trayectoria.

Cuando las prestaciones del R25 parecían difíciles de mantener o mejorar llegó el R26. Al volante de la criatura, Fernando fue el mejor en 7 carreras y firmó 6 poles. Estos números le otorgaron su segunda corona. La Alonsomanía se adueñó de España y de medio universo.

Decidió cambiar de aires. Y fichó por McLaren para 2007. Subido al MP4-22, firmó 4 victorias y 2 poles. Pero a finales de temporada abandonó la formación más quemao que la moto de un hippie.  El motivo, sus discrepancias con Ron Dennis.

Regresó a Renault. Pero como dice el refrán, "segundas partes nunca fueron buenas". El R28 del 2008 era un penco con ruedas. El bólido francés echaba de menos sus zapatos Michelin. Por aquel entonces calzaba unos Bridgestone que le hacían rodar como una tortuga. A pesar de la escasa calidad del bicho, la maestría del ovetense le hizo apuntarse 2 triunfos.

Y cuando parecía que las cosas no podían empeorar, asomó por el box otro de los fórmula 1 de Fernando Alonso, el R29. Una pole fue el anoréxico bagaje de 2009. ¡Madre mía, cómo debía ser el cochecito para que ni Alonso pudiera sacarle más partido!

Fichó por Ferrari en 2010.Todo parecía un cuento de hadas... Pero apareció una bruja rubia vestida de azul que bebía Red Bull. El sueño se convirtió en una pesadilla. Ninguno de los f1 de Fernando Alonso diseñados en Maranello estuvo a la altura esperada. 

Con su primer bólido rojo, el  F10, llegó a la última cita de la temporada -GP de Abu Dhabi- con opciones de llevarse el Mundial. Sin embargo un error estratégico marca de la casa de Maranello, lo impidió. 5 victorias y 2 poles tirados a la basura.

El F150 de 2011 hizo bueno a su predecesor. El astur solo venció en un Gran Premio y se subió al cajón 10 veces. Comenzaba la marejada. No había manera de superar a los Red Bull, quienes siempre le cortaban el paso hacia su tercer campeonato.

La situación fue similar en el certamen de 2012. El F2012 no pudo con la superioridad aerodinámica de las maravillas energéticas. El campeonato se perdió por 3 míseros puntos. Ganó 3 carreras y obtuvo 2 poles que no fueron suficientes para alcanzar la gloria.

Al año siguiente, las cosas fueron de mal en peor. El siguiente de los fórmula 1 de Fernando Alonso, el F138, fue de nuevo un quiero y no puedo frente a la tiranía de Milton Keynes. Solo dos victorias en 2013. Los monoplazas de Fernando no paraban de darle quebraderos de cabeza y decepciones.

Fernando se despidió de Ferrari con el F14T. Los ingenieros italianos demostraron toda su sabiduría diseñando y desarrollando el monoplaza de 2014. ¡Menudo pollino rampante! No venció en ninguna prueba, pero al menos descorchó el champán dos veces.

Harto de no poder optar a esa tercera corona que tanto se le resiste, El Nano se fugó a McLaren-Honda. Continuamos con la peli de miedo.

El MP4-30 atesoraba todos los defectos que no debe tener un bólido. Los japoneses y sus amigos ingleses se especializaron en una falta de fiabilidad y de velocidad punta lamentables.

Como el listón quedó muy bajo con su antecesor, el MP4-31 está mostrando en este 2016 un nivel prestacional bastante mejorado. Al menos ya no se queda tirado un día sí y otro también, como le sucedía al de 2015. Fernando Alonso ha conseguido un meritorio quinto puesto como mejor resultado.

Parece que ya se ve la luz al final del túnel. Esperemos que ésta no sea la del tren. ¡Menuda rachita!

 

 

 

Tags

  • Fernando Alonso
  • Monoplaza
  • F1

Lecturas recomendadas