Los 7 momentos más espectaculares en la historia del GP de Australia de F1

Senna, Prost y Schumacher, entre otros, grandes de la F1, inscribieron sus apellidos con letras de oro en la leyenda del GP de Australia.

Imagen de perfil de Javier Prieto
FLYING RALPH 2002 AUSTRALIA

Hoy descubriremos cuáles han sido los momentos más espectaculares en la historia del GP de Australia de F1.

En concreto, las hazañas de ilustres como Keke Rosberg, Nigel Mansell, Ayrton Senna, Alain Prost, Michael y Raph Schumacher y Mika Hakkinen, protagonizarán este interesante post. No te lo pierdas.

No te pierdas: cómo ver la Fórmula 1 gratis o pagando

Por cierto, antes de leerlo, echa un vistazo al calendario de F1 2017 que se estrena este finde precisamente en el país aussie.

 

1985: Keke Rosberg, primer ganador 

Tras una larga tradición de carreras de coches en categorías inferiores, la primera prueba del GP de Australia de F1 se disputó el 1 de noviembre de 1985.

El ganador de la cita inaugural fue Keke Rosberg, que aquel día además sumó su último éxito en la Categoría Reina, un año antes de la retirada. 

 

 

1985: Pole magistral de Senna 

En su segunda carrera con la escudería Lotus, un jovencito brasileño dejó a todos con la boca abierta en el Circuito de Adelaida en 1985.

Sucedió en la sesión oficial de clasificación del GP de Australia donde compitió con el mítico 97T de color negro y oro, un bólido sensiblemente más lento que los coches de sus rivales.

A pesar de dicha inferioridad, le metió más de siete décimas al segundo, Nigel Mansell, y ¡más de dos segundos a Keke Rosberg!, ambos con los todopoderosos Williams.

Mira las imágenes del vídeo y comprenderás por qué el brasileño sigue siendo uno de los deportistas más admirados y recordados.

El mito carioca firmó uno de los momentos más espectaculares en la historia del GP de Australia de F1.

 

 

 

1986: Reventón de Mansell y Título para Prost 

En la edición de 1986 se vivieron varios de los momentos más espectaculares en la historia del GP de Australia de F1. ¡Lee, lee!

El británico Nigel Mansell llegó a la última parada del curso como favorito para alzarse con el título. Su rival, un tal Alain Prost, contaba con un triunfo y seis puntos menos que él. Parecía que todo iba a ser coser y cantar para el bigotón inglés.

Sin embargo, el espectacular reventón que sufrió el Williams FW11 de Mansell, le entregó la gloria al francés que se anotaba de ese modo su segunda corona consecutiva.  

 

 

1993: Reconciliación de Senna y Prost

Después de la guerra sin cuartel que habían librado durante diez temporadas, Ayrton Senna  y Alain Prost protagonizaron una escena sorprendente en el podio de Adelaida 1993.

Senna, que había ganado la carrera, tomó del brazo a Prost, segundo clasificado, para que se subiera con él al primer peldaño del cajón.  

Por aquel entonces el franchute, con su cuarta corona asegurada en el GP de Portugal, ya había decidido colgar los guantes al concluir el curso.

El emotivo gesto supuso la reconciliación entre dos monstruos de la Categoría Reina y el final de una larguísima enemistad dentro y fuera de la pista. 

Desgraciadamente, el carioca fallecería tan solo seis meses después. Cosas (muy tristes) de la vida.

 

Australia 1993: Reconciliación Senna-Prost

 

1994: Schumi, primer Mundial con malas artes

Michael Schumacher llegó a la última estación del certamen de 1994 en Adelaida con un punto de ventaja sobre Damon Hill. El alemán que había partido desde la pole, cometió un error en la vuelta 36, lo que trató de aprovechar el hijo de Graham.

Ante esa situación, el Kaiser chocó voluntariamente contra el Williams de Hill, lo que dejó fuera de combate a los dos contendientes. Y de esa forma tan polémica, comportamiento que se repetiría a lo largo de su trayectoria deportiva, sumó el primero de sus siete títulos.

 

 

1995: El terrible accidente de Mika Hakkinen

En el transcurso de los entrenamientos libres en Adelaida 1995, Mika Hakkinen vivió uno de los los momentos más espectaculares y dramáticos en la historia del GP de Australia de F1. 

Ssufrió uno de los accidentes más dramáticos que se recuerdan cuando su McLaren se empotró contra las protecciones. La máquina y el piloto quedaron allí aprisionados.

Gracias a la milagrosa intervención del doctor de la F1, Sid Watkins, Hakkinen se salvó de la muerte. Y es que el valiente facultativo tuvo que realizarle al finés una traqueotomía in situ ante la gravedad de la situación.

Afortunadamente, todo quedó en un susto y Hakkinen se recuperó para conquistar los Campeonatos del Mundo 1998 y 1999.  

Viendo las imágenes se nos ponen los pelos como escarpias.

 

 

2002: El "vuelo" de Ralph Schumacher 

Sin duda alguna, uno de los momentos más espectaculares en la historia del GP de Australia de F1 se vivió en la edición de 2002 en Albert Park (Melbourne).

El escalofriante porrazo tuvo lugar tras la salida, cuando el BMW de Ralph Schumacher salió catapultado por encima del  Ferrari de Rubens Barrichello al que había tratado de adelantar.

El vuelo del coche azul y blanco dejó sin aliento a todos los allí presentes. Gracias a San Cristóbal nadie salió herido.  

  

 

Para finalizar, te proponemos que eches un vistazo al perfil de los mejores pilotos de la F1. Seguro que te mola.

  

Lecturas recomendadas