Cómo pilotar un fórmula 1 en la nieve sin piñarte: ¡flípalo!

¿Pilotar un fórmula 1 en la nieve de los Alpes o en el viejo Nurburgring sobre un manto blanco? Claro que es posible y además muy divertido. Eso sí, no te olvides de coger las cadenas y los neumáticos con clavos.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Ya sabemos que desde que finalizó el Mundial de F,1  estás más aburrido que Usain Bolt en una procesión . Pero, ¡alegra esa cara! Hoy te traemos nuestro particular remedio contra el tedio. ¿Cómo? Pues muy sencillo, porque vas a aprender -más o menos- a pilotar un fórmula 1 en la nieve. Amigo, se acabó eso de echar de menos el sonido de los motores y el olor a gasolina.

Coincidiendo con el inicio en España de la temporada de esquí, hemos pensado ofrecerte una combinación del deporte blanco y nuestra pasión por los bólidos. Dirás que estamos locos. Bueno, razón no te falta.

A ver, no es que sea lo más común escuchar el bramido de un monoplaza en las pistas de Astún (España), Chamonix (Francia), Zematt (Suiza) o Aspen (USA). Sin embargo, no te pienses que somos los primeros que hemos pensado en disfrutar conduciendo un bólido por las laderas de una montaña nevada. Sin ir mas lejos, Max Vertsappen, Giancarlo Fisichella, Nick Heidfeld y Mika Hakkinen ya lo han hecho a los mandos de sus trineos de 600 caballos.

Puede que éstos ases de la velocidad no sean los mejores pilotos de la F1, ni sus coches, los mejores formulas 1 de la historia. Sin embargo, es evidente que los tienen bien puestos, ya que no todo el mundo sería capaz de lanzarse ladera abajo o por un lago helado con una bestia de competición.

Por todo ello, hoy más que nunca, te recomendamos nuestra galería de imágenes. Y sobre todo, la última de ellas, donde aparece un valiente -presuntamente es un instructor- ¡recorriendo el antiguo Nurburgring con el asfalto nevado, a toda pastilla y contravolanteando continuamente para no piñarse! Sin palabras.

Ponte el mono y los guantes de esquí y de carreras, que nos vamos de excursión para poder aprender a pilotar un fórmula 1 en la nieve con los profes del volante.

Verstappen con un bólido en los Alpes

Estos chicos de Red Bull no paran de innovar para vender sus famosas bebidas energéticas. Y con ese fin comercial, se trasladaron a mediados de enero de 2016 a Hahnenkamm (Kitzbühel), una estación de esquí situada en los Alpes austriacos. Allí Max Verstappen realizó una exhibición con un RB7 ante 3.500 espectadores que se lo pasaron pipa. Por cierto, transportaron el monoplaza hasta la cumbre en un helicóptero. Con esos medios yo también me apunto a pilotar un fórmula 1 en la nieve. ¿A quién no le apetecería?

Fisichella con un Ferrari en la nieve 

Un mes después del espectáculo de la escudería austriaca, Ferrari copió ese show en Livigno, localidad perteneciente a los Alpes italianos. El encargado de conducir un SF16-H que montaba unas gomas con clavos, fue Giancarlo Fisichella, expiloto de la Categoría Reina. Quizás el coche rojo cogió una pulmonía en aquel evento y ése fue el origen de su pobre rendimiento en 2016. Pilotar ese fórmula 1 en la nieve debe ser una gozada.

Paseo de Hakkinen y su ex esposa

Mikka Hakkinen  y su por aquel entonces esposa Erja, se dieron un paseo romántico con un biplaza de McLaren. Esa era la escudería con la que el corredor finlandés conquistó sus dos titulos mundiales en 1998 y 1999. Parece que al matrimonio no le gustó mucho la experiencia de pilotar un fórmula 1 en la nieve, ya que en 2008 se divorciaron. Cosas del amor.

Heidfeld y su BMW F1 en Saint Moritz

El expiloto alemán Nick Heidfeld se dio una vueltecita con su BMW Sauber F1 por un lago helado en la localidad suiza de Saint Moritz en 2007. Aquel día hacía un frío que pelaba. De hecho, hubo que arrancar el motor del coche media hora antes de conducirlo para que entrara en calor. No obstante, después de ver las imágenes, es evidente que mereció la pena.

Pilotando en ¡Nurburgring nevado!  

Mira que hemos contemplado frikadas y locuras dentro del mundo del motor. Pero muy pocas alcanzan el nivel del temerario que se puso a conducir un monoplaza en el antiguo Nurburgring, uno de los circuitos más peligrosos que existen. El protagonista de la hazaña, un instructor de coches en el Infierno Verde, nos enseñaría a pilotar un fórmula 1 en la nieve sin despeinarse. Sobran las palabras viendo a este funambulista en el circuito alemán. Directamente, dale al play y flípalo.

Ah, y para ir haciendo manos, repasa las salvadas que aparecen debajo de estas palabras. Así podrás ir cogiendo soltura.

Tags

  • F1
  • Max Verstappen

Lecturas recomendadas