Marmon Wasp: el primer ganador de las 500 Millas de Indianápolis

Muéstrale tus respetos...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Ver galería

Es posible que cuando pienses en el SEMA Show sólo te vengan a la mente sus novedades o las espectaculares preparaciones que suelen reunirse bajo un mismo techo en la ciudad de Las Vegas. Pero no todo lo que allí puede verse son coches muy locos o hot rods impresionantes: de vez en cuando alguien decide traer a la exposición alguna que otra pieza clave de la historia del automovilismo. Te presento al Marmon Wasp, el primer vehículo ganador de las 500 Millas de Indianápolis. 

Cedido por el Indianapolis Motor Speedway Museum para ser expuesto en la cita veguense más importante para los amantes del motor, el bólido que ves en las imágenes era un auténtico pionero en muchos aspectos: se trataba del primer vehículo de competición monoplaza con las ruedas descubiertas, fue el primero en sustituir la figura del mecánico a bordo por un espejo retrovisor -que, a la postre, no era demasiado práctico debido a las vibraciones del coche- y además tuvo el honor de debutar de un modo inmejorable al alzarse con la victoria en la primera edición de la Indy 500 celebrada en 1911 -y que en 2016 ha celebrado su centésima cita-. 

No te pierdas: Los 5 monoplazas más sexys de la f1

¿Quieres saber más datos del coche? El bloque motor encargado de darle alegría al Marmon Wasp era un seis cilindros en línea de 9,8 litros de cilindrada. Sí, nueve coma ocho. Y el avezado piloto que lo llevó a triunfar en su estreno fue Ray Harroun, que se retiró del mundo de la competición en cuanto terminó la carrera. ¿El motivo? No se sabe si fue por dejarlo cuando se encontraba en la cima... o por no haber superado el miedo que debía dar circular a toda pastilla montado en eso

Por méritos propios el Marmon Wasp ha entrado a formar parte del Registro Nacional de Vehículos Históricos de la Asociación de Vehículos Clásicos americana, y su nombre ahora figura junto a otros tan memorables como el Mercedes-Benz 300 SL -sí, el Alas de Gaviota- o el mítico Jeep Willys

Ver galería

Tags

  • Marmon Wasp
  • coches clásicos