Tictac, tictac: los relojes de la F1

Las grandes marcas de relojes de la F1 inundan el paddock. Firmas de lujo como Tag Heuer u Oris forman parte de los patrocinadores de las principales escuderías. Vamos a conocerlas.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ver galería

Las marcas de relojes de la F1 están presentes en las escuderías más importantes del campeonato. Fabricantes como TAG-Heuer u Oris exhiben sus logos en las carrocerías de sus bólidos y los mejores pilotos de la F1, en sus muñecas. Vamos a conocer cuáles son y cuánto cuestan estas obras maestras. Te adelantamos que son tan exclusivos como todo lo que rodea al Gran Circo.

Para ir abriendo boca, échale un vistazo a los flipantes modelos Tonino Lamborghini Centenary y Bell&Ross BR 01, auténticas maravillas.

Desde el inicio de las carreras de velocidad se estableció un fuerte vínculo entre los fabricantes de relojes y la categoría reina. Un concepto esencial de la competición se centraba en cuantificar el tiempo exacto de los monoplazas en la pista. De ahí nació esta estrecha relación que se ha prolongado desde hace más de un siglo, y que llega hasta nuestros días. 

Al mismo tiempo, el glamour y la pasta que se movían -y se mueven- en los grandes premios hicieron que las relojeras de postín se fijaran en dichas pruebas. TAG-Heuer fue una de ellas. Dicha compañía vio el filón y se lanzó de cabeza a patrocinar la cita monegasca durante una pila de años. Y por si fuera poco, se convirtió en una parte esencial del equipo McLaren en los años 80. Los relojes de la F1 adquirieron un gran protagonismo.

Poco a poco, otros fabricantes se fueron incorporando al selecto club. Actualmente, TAG-Heuer, Hublot, Richard Mille, Oris, IWC y Bell&Ross son los patrocinadores de siete formaciones de la presente parrilla. Por cierto, ya puedes ir ahorrando o jugando a la lotería si quieres contar con uno de los relojes de la F1.

El doblete de Richard Mille: McLaren y Haas

La carísima firma Richard Mille ha hecho doblete en 2016 tras firmar sendos acuerdos de colaboración con McLaren y Haas. La relación con la formación inglesa se mantendrá durante los próximos diez años. Fernando Alonso y Jenson Button lucen en sus muñecas ediciones especiales de estos relojes de la F1.

En cuanto a su incipiente alianza con Haas, Richard Mille persigue potenciar su imagen en el mercado estadounidense.

Los precios se sitúan entre 80.000 y ¡1,5 millones de euros! Sí, has leído bien las cifras. 

No sabemos qué tendrán estos pelucos para costar esas sumas de dinero. El propietario de la compañía asegura -¡qué te va a decir él!- que son obras de arte únicas. Jo*er, ¡cómo para no serlo! El empresario francés se llama igual que sus creaciones y está forradísimo.  

Hublot y Ferrari: exclusividad y competición

Uno de los grandes relojes de la F1 es Hublot. Su nombre está presente en la chapa roja de los Ferrari desde 2011. En la actual temporada el artesano suizo ha lanzado un modelo muy especial, el MP-05 LaFerrari. Su diseño reproduce la estética de un motor de Maranello. O al menos eso es lo que pretendieron al diseñarlo. Cuenta con una belleza muuuy cubista. Es rarito de cojines.

Si quieres ser uno de los 50 propietarios deberás rascarte el bolsillo: 300.000 euritos de nada. Si no le pillas el puntillo a su diseño -¡un reloj que se parece a un propulsor!-, puedes decantarte por el LM-02, más deportivo y menos abstracto. Seguro que en el catálogo de Hublot encuentras uno acorde a tu bolsillo. Avísanos si eso ocurre. Queremos conocerte.

TAG-Heuer, esencia relojera y automovilística 

El fabricante suizo es uno de los clásicos del Mundial. Su presencia en la categoría reina se remonta a los orígenes de la competición. Grandes ases del volante, como Juan Manuel Fangio o Ayrton Senna, estuvieron relacionados con TAG-Heuer. Además de sus afamados relojes, sus sistemas de cronometraje se han empleado en los principales circuitos del planeta. 

Este año, tras abandonar McLaren, se ha incorporado a Red Bull. Y para celebrarlo -y hacer caja- han lanzado una línea en honor a su nuevo socio. Seguro que Max Verstapren y Daniel Ricciardo están encantados de recibir estos pelucos. Los precios para ser unas piezas de alta precisión son bastante asequibles. Arrancan desde los 1.250 euros; lo dicho, un chollo.

IWC y Mercedes: una pareja ganadora

Mercedes lleva dominando el campeonato desde hace un par de años. A los chicos de Brackley no hay quien los tosa. Parece que a los alemanes el patrocinio de IWC les ha dado suerte y pingües beneficios desde 2013. La marca relojera, que es una de las más reconocidas, lanzó en 2015 una edición especial dedicada a sus dos pilotos.

Curiosamente, el modelo Ingenieur Cronógrafo Edición Lewis Hamilton tenía la esfera negra, y el de su compi Nico Rosberg, en color blanco. ¿Lo pillas? El precio rondaba los 11.000 euros. Nada del otro mundo. Si no has visto nunca un IWC puedes fijarte en los guantes de carreras de Nico o de Lewis. En ellos se han imprimido unas reproducciones muy fidedignas de esas maravillosas piezas del tiempo. Los relojes de la F1 tienen en este fabricante helvético a un digno representante.

ORIS y Williams: un matrimonio estable y fiel

ORIS es una de las firmas de relojes de la F1 que mantienen una relación más longeva con el Gran Circo. Sus letras lucen en la carrocería de los bólidos de Frank Williams desde hace 14 años. Como te podrás imaginar, en ese tiempo han creado un montón de colecciones relacionadas con el motorsport. Para que te hagas una idea el precio del Oris Williams Chronograph, uno de sus iconos, ronda los 2.000 euros. Te ofrecen diseños deportivos sin estridencias estéticas.

Bell Ross y Renault: una unión apasionante

El equipo francés ha vuelto a la competición con un proyecto ilusionante. Quieren reverdecer viejos laureles cuando Fernando Alonso se alzó en 2005 y 2006 con los dos campeonatos. Para ello, cuentan con un equipo joven y talentoso. A este ilusionante proyecto se ha sumado Bell&Ross.

Las piezas suizas están compuestas de los materiales más avanzados y mecanismos muy precisos. La unión, nunca mejor dicho, hace la fuerza. El modelo estrella, el BR X1 RS 16, combina el negro de los neumáticos y el amarillo Renault. Cuesta 22.000 euros. Y si te animas con la versión que incorpora un mecanismo denominado tourbillón, la cosa se dispara hasta los 155.000 eurazos.

 

Ver galería

Tags

  • F1
  • ferrari
  • Circuitos de F1
  • Pilotos F1
  • Relojes