Vídeo: El coche anfibio hecho con los restos de otros vehículos... que flota

A este chino lo tiene que fichar Honda para desarrollar el motor de su MCL32.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Seguramente que tras observar a ese engendro mecánico aparecer entre las aguas, muchos de los vecinos de Xiong Jian  en Taojiang (China central) pensaban que estaban ante un ovni fluvial. O quizás, algo peor, ante un satélite espía de Corea del Sur. 

Pero que no cunda el pánico. Porque todo se debe al arte cubista del amigo Xiong, quien harto de no poder navegar por el río Zenzi que está en su pueblo decidió construirse un medio de transporte, digamos, poco convencional.

Y como, según sus paisanos, además de un tipo muy echado para adelante, es un gran inventor, se puso manos a la obra. Aprovechó los restos de varios automóviles para fabricar su artefacto anfibio. 

El amigo Jian, al igual que le sucede al McLata de Fernando Alonso, se encontró con problemas de motor. Resulta que lo había situado en la parte delantera del navío y tenía problemas con las filtraciones de agua. Entonces, con más reflejos que los mecánicos de McLaren, modificó su ubicación para situarlo en la parte posterior del mismo. Y se acabaron los problemas.

Actualmente alcanza una velocidad de crucero de 32 km/h y una profundidad de inmersión de unos 20 cms. Sin embargo, pronto llegará una evolución de la bestia acuática que lo catapultará hasta los 40 km/h.

La esposa de este candidato a mecánico de Honda F1 ha afirmado que está muy orgullosa de su marido, el cual invierte mucho tiempo y energías en este que es su hobbie. Desconocemos cuáles son los de ella...

Según diversas fuentes, Xiong y su criatura continúan en activo, lo cual es todo un hito para la ciencia.

 

 

Lecturas recomendadas